12/07/2010

Concurso Navideño: 3 libros de Regalo

Saludos a todos, aprovechando la época navideña y como un pequeño presente de mi parte para los fieles lectores que han tenido que aguantar la escasa frecuencia de mis post, he decidido hacer este pequeño concurso donde el ganador se llevara 3 interesantes libros en papel (libros reales, que se pueden tocar, formato a la antigua, o sea no digital, jajaja). Solo deben responder este post diciendo porque merecen ser los ganadores, y a las respuestas más originales las seleccionare para elegir de ellas al ganador. No se preocupen del país o la distancia, yo me encargo de hacerles llegar los libros. El concurso termina el 25 de diciembre (incluido) y el resultado se dará a los días siguientes.
Los 3 libros son "Historia Desconocida de los Hombres" de Robert Charroux (edición Zig-Zag de 1968), "El enigma de la catedral de Chartres" de Louis Charpentier (Colección Realismo Fantástico) y "Los secretos de la Atlantida" de Andrew Tomas (Colección Realismo Fantástico). De estos cabe destacar que los libros de Charroux y Tomas no existen hasta ahora digitalizaciones y ni nuevas ediciones; y del de Charpienter, aunque existe una edición digital, es un muy buen libro que vale la pena tener y leer.
Agradecemos a nuestro amigo de "Todo Colección" quien nos aporto los libros de Charroux y Tomas en forma desinteresada. A los que deseen alguno libro sobre estos temas lo pueden contactar al mail: gocollections@gmail.com para consultarle sobre lo que buscan. Recuerden mencionar el blog para obtener un importante descuento.
¡¡¡Buena suerte a todos y que tengan felices navidades!!!

9/07/2010

Los 20 libros que necesitan URGENTEMENTE digitalizarse en español (Segunda Parte).


11.- Dentro de los Platillos Voladores de George Adamski
 
De George Adamski se ha hablado mucho en estas décadas, y definitivamente se ha escrito aun más. Pero, curiosamente, de lo que tiene que contarnos el mismo Adamski de su puño y letra no se conoce casi nada. 
Se nos ha dicho que Adamski es un fraude, que fue un engañador, que fue engañado, que sus venusianos eran una idealización utópica del mismo contactado, que los venusianos eran nazis camuflados, en fin se ha dicho cada teoria y estupidez al respecto que bien vale la pena estudiar la información de primera mano y concluir por uno mismo si es creíble o solo una fantasia más la experiencia de Adamski.
Su libro traducido en México por la editorial Posada “Dentro de los Platillos Voladores” y que prácticamente se encuentra agotado y desaparecido en cualquier librería (ya sea física o virtual) es nuestro primer candidato a una urgente digitalización por un lector que cuente con dos excepcionales requisitos: El libro propiamente tal y la voluntad de escanearlo y compartirlo. Esta obra o su hermana la “Aterrizaje de los Platillos Voladores” se hace primordial rescatarlas de un olvido injusto y sin explicación aparente. 
¿Esta realmente habitado Venus como nos explican Adamski, Villanueva o el V.M. Rabolú?  O ¿Es otro planeta más (como nos han dicho) que no puede albergar vida alguna? Se puede dudar y hasta contradecir a tal punto a la “Ciencia” o debemos creer a pies juntillas todo los que nos diga ella?... Esto es algo para meditar profundamente y no tomar tan a la ligera (y ni tampoco para dar cifras, estadísticas e informes “científicos”, que son solo datos en papel y no la real VERDAD.
Y mientras el dichoso y esperado evento de digitalización al español de las obras de George Adamski ocurre, pueden descargar las versiones digitalizadas en ingles de sus libros "Flying Saucers have landed" (escrito con Desmond Leslie) y el "Inside Space Ship" haciendo click en sus link respectivos.


12.- El Gran Enigma de los Platillos Voladores / Los Doce Triángulos de la Muerte de Antonio Ribera

Del español Antonio Ribera, a falta de uno rescatamos dos obras suyas de las cuales, indistintamente la que sea digitalizada, los futuros lectores serán los grandes ganadores.
El Gran Enigma de los Platillos Voladores es considerada una obra clásica del ufólogo y un excelente compendio síntesis del fenómeno OVNI relatado en forma magistral. Obviamente la edición que recomendamos es la versión ampliada y actualizada por el mismo Ribera y que salio en la colección El Arca de Papel de Plaza y Janes.
El otro libro, Los Doce Triángulos de la Muerte es una rara y escasísima obra del español muy difícil de encontrar. Sin reediciones conocidas en varias décadas, el libro nos expone la curiosa teoría de que no solo existen dos "Triángulos Mortales" (el de las Bermudas y el Del Diablo, ambos popularizados por Charles Berlitz), sino que hay otros diez triángulos o mejor dicho círculos repartidos en todo el globo terráqueo y que producen fenómenos similares al Triangulo de las Bermudas. Un extraño libro que bien vale la pena leer. (Por cierto, a los fans de Lost desilusionados con la falta de explicación de la Isla, les recomendaría situarla en uno de estos Triángulos Mortales del que nos habla Ribera).
En fin, cualquiera de estos dos libros “clásicos” de ufólogo español será muy bien venido como pdf en un futuro cercano... ahora si son los dos, las felicitaciones para el digitalizador serán igualmente dobles.

13.- El Conde de Saint-Germain de Paul Chacarnac

Considerada por muchos la más completa biografía del Enigmático Conde de Saint-Germain, este libro constituye una buena oportunidad de conocer (dentro de lo nos es dado conocer) la fascinante vida de el más celebre de los alquimistas y misteriosos personajes de la historia. A continuación los dejamos con la vista previa del libro en Google. Bien vale la pena hojearla ya que es una muy completa vista previa con unas pocas hojas no habilitadas y que a falta de una versión digital o en papel, resulta una buena alternativa para los ansiosos por leer tal libro (entre los que yo me cuento):


14.- Gurdjieff de Pauwels

Monsieur Gurdjieff el  libro escrito por el coautor de “El Retorno de los Brujos” antes de dicho libro y que documenta la vida y obra del venido del maestro oriente a enseñarnos la doctrina del Cuarto Camino. Una interesante obra a momentos descarnada con el ruso que necesita una lectura muy profunda para comprender. No es un libro de leer y quedarse con la primera impresión que nos cause, incluso hay juicios emitidos por Pauwels que a mi parecer no “captan” la totalidad del fenómeno Gurdjieff y que en un futuro post espero comentar.
Con los testimonios cercanos de personas “afectadas” por el ruso, ya sea en forma neutra, positiva o negativamente, junto con textos de otros autores nacidos del encuentro con Gurdjieff; Pauwels  y su magistral pluma forman en conjunto un interesantísimo  libro que por mi parte recomiendo sin dudarlo a quienes tengan oportunidad de adquirirlo.
Rescatamos la bella edición de la editorial Hachette que con su estupenda portada se ha convertido en casi el único texto relativo a Gurdjieff que no ha sido digitalizado.  Eso si para los que nada conozcan de Gurdjieff, urge una pequeña introducción para no quedar “colgados” con aspectos de la vida del Maestro G.

15.- Tiahuanaco, 100.000 años de Enigmas Incas de Simone Waisbard

Tiahuanaco, su solo nombre es sinónimo de enigmas y misterios. No en vano apasiono a muchos investigadores a través de los años que abarcan desde nuestro recordado Robert Charroux hasta la autora del presente libro Simone Waisbard. 15 años de investigación de la francesa, la capacitan para escribir uno de los libros cabeceras sobre el enigmático Tiahuanaco que esperamos sea prontamente digitalizado. Con una edición mexicana de la editorial Diana en el año 1976, este libro de 285 paginas es muy difícil de encontrar en tiendas tanto físicas como virtuales de libros usados, y seria un gran aporte que alguien que lo tuviera, decidiera compartirlo con el mundo en una respetuosa digitalización. Por nuestra parte al no contar con el libro mismo, no podemos ampliar más datos al respecto, sino esperar pacientemente su versión pdf un día de estos.

16.- El Testamento de Noe de Paul Poesson

Traducido de la editorial francesa Robert Laffont, le toca el turno al libro de Paul Poesson editado en las colecciones Otros Mundos y Realismo Fantástico, ambas de la española Plaza & Janes y que corresponden al numero 16 de nuestra lista. La temática de esta obra me parece muy especial y poco común, que además posee una amplitud de posibilidades que no ha sido revisada muy a fondo. Comenzando con el problema de la "cuadratura del círculo" junto con varios símbolos y obras arquitectónicas de la antigüedad, incluyendo los famosos moais de la Isla de Pascua, el autor llega a la interesante conclusión de que en estos 25.000 años aproximados que dura la vuelta de la Tierra por el Cinturón Zodiacal, la “catástrofe” se produce no sólo al final de una Era, sino que hay una catástrofe anterior correspondiente a la mitad del viaje a través de dicho cinturón. Actualmente estamos entrando en la Era de Acuario (exactamente desde 1962) y se “espera” la catástrofe que asolara nuestra raza (tal como paso con la Atlántida). Se nos ha dicho que la catástrofe anterior a la nuestra ocurrió hace 25.000 años (años más, años menos), como también la otra posibilidad de que dicho evento ocurrió hace aproximadamente unos 12.500 años correspondientes a la última glaciación. De estas dos fechas, Poesson explica convincentemente como las eras de Acuario y Virgo son las que “limpian” a la humanidad de la gran decadencia que nos sumimos cada miles de años. En fin, una muy interesante teoría que concilia dos distintas fechas en una hipótesis que puede ampliarse y explicar mucho de nuestro circular pasado.
Un recomendado libro que esperamos sea prontamente digitalizado.


17.- El Tesoro de los Alquimistas de Jacques Sadoul

Del escritor de Ciencia Ficción Jacques Sadoul rescatamos su primera obra sobre el tema alquimista y el cual como libro consideramos que es un muy buen comienzo para adentrarse en el aspecto exotérico de la alquimia.
El libro se divide en tres partes definidas como el Origen de la Alquimia, Biografías de los más celebres alquimistas (Cagliostro, Saint-Germain, Fulcanelli, Irineo Filaleteo, Nicolás Flamel, Geber, Paracelso, etc.) y la Piedra Filosofal. Sadoul en una amena lectura nos introduce y lleva de paseo por este maravilloso mundo del arte hermético.
Con dos ediciones españolas de Plaza y Janes en sus colecciones "Otros Mundos" y "Realismo Fantástico", este libro fue el causante de mi enamoramiento con la alquimia, y es gracias a Sadoul que aprendí de la Gran Obra y los distintos alquimistas que ha habido a través de los siglos. Con el plus de un pequeño glosario incluido al final, el libro se convierte en su conjunto en un excelente candidato en esta lista de libros por digitalizar.
La versión digital en portugués del mismo la pueden bajar desde acá a falta de una buena edición digital en español.

18.- El Enigma de la Gran Pirámide de André Pochan

La Gran Pirámide de Keops es una de las grandes maravillas de la antigüedad que aun en el presente nos oculta sus misterios. Al respecto se han escrito cientos de libros de las Pirámides y cada año irán saliendo nuevos libros y documentales de tan apasionante enigma. Por nuestra parte sugerimos una gran obra del francés André Pochan titulada "El Enigma de la Gran Pirámide" para ser digitalizada y subida a internet.

Pochan en el libro nos cuenta en un principio una detallada descripción de la pirámide, seguida por los resúmenes de los principales autores antiguos. Luego se analizan las diversas teorías al respecto de las pirámides (científicas, esotéricas, astrológicas y matemáticas), para continuar con una cronología histórica de la Gran Pirámide. Todo esto enmarcado en un  estudio serio de 7 años de investigaciones del autor y su visita al mismo lugar de exploración (detalle  muy importante) en una muy interesante obra donde Pochan nos devela el fenómeno del "relámpago" de la Pirámide de Keops. El libro afortunadamente no es escaso de encontrar y pueden hallar sus versiones en Realismo Fantástico u Otros Mundos de Plaza & Janes en librerías de viejos.


19.- Hombres, Bestias y Dioses de Ferdynand Ossendowski

Del escritor polaco (1876-1945), aventurero, periodista, profesor y viajero Ferdynand Ossendowski rescatamos su mas famosa e interesante obra llamada “Hombres, Bestias y Dioses”; libro de cabecera obligado cuando se habla del reino subterráneo de Agharti (tema que maneja muy bien nuestra compañera Débora Goldstern en su blog Crónica Subterránea) y del Rey del Mundo. Relatando su aventura por los países de China, Mongolia y Tíbet, destaca sobremanera la leyenda del Rey del Mundo y la famosa profecía que, a mi juicio, fue la gran misión que se le asigno a Ossendowski para el mundo occidental. A continuación les dejo la profecía que predice muy exacto los horrores de la Segunda Guerra Mundial y adicionalmente incluyo una pequeña observación entre paréntesis (y en rojo) con un cálculo aproximado de fechas:

LA PROFECÍA DEL REY DEL MUNDO EN 1890
El hutuktu de Narabanchi me refirió lo siguiente cuando tuve ocasión de visitarle en su monasterio al empezar el año 1921: -La vez que el Rey del Mundo se apareció a los lamas de nuestro monasterio, favorecidos por Dios, hace treinta años, hizo una profecía relativa a los cincuenta años inmediata y correlativamente venideros. Hela aquí
«Cada día más se olvidarán los hombres de sus almas y se ocuparán de sus cuerpos. La corrupción más grande reinará en la tierra. Los hombres se asemejarán a animales feroces, sedientos de la sangre de sus hermanos. La Media Luna se borrará y sus adeptos se sumirán en la mendicidad y en la guerra perpetua. Sus conquistadores serán heridos por el sol, pero no subirán dos veces; les sucederá la peor de las desgracias y acabarán entre insultos a los ojos de los demás pueblos. Las coronas de los reyes, grandes y pequeños, caerán. uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho... Habrá una guerra terrible entre todos los pueblos. Los océanos enrojecerán... La tierra y el fondo de los mares se cubrirán de, esqueletos, se fraccionarán los reinos, morirán naciones enteras... el hambre, la enfermedad, los crímenes desconocidos de las leyes... cuanto el mundo no habrá contemplado aún. Entonces vendrán los enemigos de Dios y del Espíritu Divino que residen en el hombre. Quienes cojan la mano de otro, perecerán también. Los olvidados, los perseguidos. se sublevarán y llamarán -la atención del mundo entero. Habrá nieblas y tempestades, Las montañas peladas se cubrirán de bosques.
Temblará la tierra... Millones de hombres cambiarán las cadenas de la esclavitud y las humillaciones por el hambre, las enfermedades y la muerte. Los antiguos caminos se llenarán de multitudes que Irán de un sitio a otro. Las ciudades mejores y más hermosas perecerán por el fuego... una, dos, tres... El padre luchará con el hijo, el hermano con el hermano, la madre con la hija. El vicio, el crimen, la destrucción de los cuerpos y de las almas imperarán sin frenos... Se dispersarán las familias... Desaparecerán la fidelidad y el amor... De diez mil hombres, uno solo sobrevivirá... un loco, desnudo, hambriento y sin fuerzas, que no sabrá construirse una casa, ni proporcionarse alimento... Aullará como un lobo rabioso, devorará cadáveres, morderá su propia carne y desafiará airado a Dios... Se despoblará la tierra. Dios le dejará de su mano. Sobre ella esparcirán tan sólo sus frutos la noche y la muerte. Entonces surgirá un pueblo hasta ahora desconocido que, con puño fuerte, arrancará las malas hierbas de la locura y del vicio y conducirá a los que hayan permanecido fieles al espíritu del hombre, a la batalla contra el mal. Fundarán una nueva vida en la tierra purificada por la muerte de las naciones. Dentro de cincuenta años (1940-1941 app.) no habrá más que tres grandes reinos nuevos que vivirán felices durante setenta y un años (o sea hasta 2011-2012 app.). En seguida vendrán diez y ocho años de guerras y cataclismos (desde 2011-2012 hasta el 2029-2030)... Luego los pueblos de Agharti saldrán de sus cavernas subterráneas y aparecerán en la superficie de la tierra.

¿Coincidencias o una real profecía? Da mucho que pensar...


20.- El Oro de Rennes de Gerard de Sede
[el+oro+de+rennes.jpg]


Este es el mítico libro que lo comenzó todo. El Enigma Sagrado, El Legado Mesiánico, El Código Da Vinci y una enorme cantidad de libros, reportajes, documentales y páginas Web le deben mucho a esta obra de Gerard de Sede. Considerado un gran fraude y montaje para exaltar a Pierre Sinclair y su "realeza divina", El Oro de Rennes nos adentra en el misterio (fascinante) del cura párroco de Rennes le Chateau: Berenger Sauniere que de la noche a la mañana se volvió un adinerado sacerdote que reparo y remodelo a su antojo la iglesia del pueblo y sus alrededores.  El libro no tiene desperdicio en leerse, es rápido, liviano  y con muchos detalles de investigación, de los que (dicen) algunos son falsos.
Una obra que es necesario digitalizar para poder uno mismo opinar referente a ella, y no depender de las abundantes opiniones que abundan en Internet (y de las cuales la gran mayoría es un “copiar y pegar”). En fin un tema que aun puede dar para mucho más y que (en mi opinión personal) no ha sido captada en su totalidad “esotérica”, quedándose solamente los investigadores en la parte exotérica y confundiendo el “símbolo” con el contenido.
Con dos ediciones de Plaza & Janes en sus colecciones “Realismo Fantástico” y “Otros Mundos”, el libro de Gerard de Sede es el ultimo en nuestra pequeña lista de los 20 títulos que necesitan digitalizarse urgentemente. Esperemos que sirva de estimulo a los lectores que quieran colaborar con las versiones pdf de cualquiera de los libros, que por nuestra parte estaremos gratamente agradecidos y esperando verlos en un futuro cercano.

Saludos a todos, y que tengan un buen mes... y si es malo, no os preocupéis, que no hay mal que dure 100 años.

7/21/2010

Historia de los Platos Voladores en la Argentina de Hector P. Anganuzzi


Desde Argentina nos llega el libro "Historia de los Platos Voladores en la Argentina" de Héctor Anganuzzi que tiene el honor (honor para nosotros) de ser el primer aporte que nos llega de un lector del blog. Escaneado en forma excelente por este fotógrafo y periodista de La Plata, Argentina, nuestro amigo lector es un interesado en temas extraño, que además tiene una columna en el programa de radio "Musa Plateada" (http://musaplateada.blogspot.com) que sale todos los jueves de 20 a 22 horas (de Argentina) por www.diagonalradio.com.ar "El programa es sobre rock'n'roll -nos dice- pero mis aportes son sobre estos temas que nos interesan a tantos. Y mi blog de fotografía es http://aventurasfotolp.blogspot.com".
El libro de 1976 es el primer que sistematiza los avistamientos de Platillos Voladores y encuentros con seres Extraterrestres, en el territorio de Argentina; definitivamente algo poco común al darnos a conocer casos locales para nuestra querida Latinoamérica y que son un refresco ante los constantes avistamientos y contactos “gringos” que (en mi caso personal) me producen mucha desconfianza y poquísima credibilidad. El libro lo pueden descargar desde ACÁ.
Y para entusiasmarlos con la lectura, les dejo tres breves y curiosos casos de los tantos que son relatados en el libro. Saludos y disfruten de sus seres queridos. 
DE 1,40 METROS
Eran las 0.30 hs. del 30 de junio de 1968, cuando José Paulino Núñez, obrero de YPF en Mendoza, terminó su tarea en la planta de almacenaje. Desde arriba de uno de los tanques de fuel-oil notó entonces que abajo había personas extrañas, y comenzó a descender de espaldas por la escalerilla Al llegar al descanso -cuatro metros del suelo- percibió al pie a dos seres bajos, luciendo una vestimenta “tipo acuanauta” que les cubría hasta la cabeza; su cráneo era un poco más grande de lo que consideramos como normal.

Nuestro hombre comenzó a sentir que lo invadía un malestar en el estómago, las piernas, y luego en todo el cuerpo, menos los ojos y la mente. Lúcido pero paralizado, escuchó una voz de timbre metálico que le decía: “¿Los conoce? Ellos eran como ustedes. Muchos más serán como ellos”. Al mismo tiempo, desde una pantalla circular distinguió, con figuras en relieve, la siguiente escena: hombres y mujeres, uniformados todos. de igual manera, iban y venían por una calle, en cuyo fondo había neblina. Le llamó la atención no ver edificios, árboles, niños ni animales.

Pese a advertir la luz que partía de una maquinaria extraña, su atención se concentró solamente en la pantalla. Luego, recuerda que “despertó” en los brazos de su amigo Alberto González, sin saber explicar cómo llegó a su camioneta y recorrió el trayecto de 1 kilómetro que lo separaba de él, quien lo encontró “blanco como un papel”. Con la autorización de Núñez y con posterioridad al caso Villegas-Peccinetti, el suceso fue dado a conocer por un compañero de tareas, Enrique Seroch.
Símiles
Ramón Eduardo Pereyra (36 años, casado, dos hijos), era dueño de un negocio y efectuaba personalmente el reparto de leche. A las 8 hs. del 20-7-65, se dirigía con su camioneta por Francisco Solano (Pdo. de Quilmes), cuando alcanzó a ver un círculo blanco desapareciendo lentamente entre un bosquecillo, denominado Monte de los Curas. Pensando que tal vez se tratara de un paracaídas, detuvo el vehículo, bajó, y se aproximó al lugar. Al cruzar el terraplén del ferrocarril distinguió, en un claro, una extraña máquina con forma de huevo. Destaquemos que en horas de la madrugada, un grupo de parroquianos de un bar ubicado en la localidad de Tigre, había observado el vuelo de un “perfecto huevo de gallina” en dirección a la Capital. Quilmes se ubica a continuación de una imaginaria recta que uniera ambos puntos.

Pereyra calculó las dimensiones del artefacto en 1,80 m de largo, 1,40 de ancho y 1,50 de altura. Estaba apoyado en el suelo por dos pequeñas patas. La mitad inferior era metálica y la superior de plástico transparente. Descubrió a bordo la cabeza y hombros de una persona semioculta por una capucha. A unos 15 metros a la izquierda, al lado de un árbol y estudiando unos papeles, había un “hombre joven”, de 1,65 m de estatura, aspecto absolutamente normal y cabello rubio muy corto. Vestía mameluco metalizado, ajustado al cuerpo; en la espalda llevaba una especie de mochila o capucha. El cinturón era grueso, de tipo militar, y de su cuello colgaba un largavistas. Usaba botas.

El humanoide, al descubrir a Pereyra avanzó hacia él con paso natural, pero con un gesto de fastidio en el rostro. El lechero, sin saber cómo justificar su presencia en el lugar, preguntó tratando de ofrecer ayuda: “¿Qué le pasa, maestro?”, pero no obtuvo respuesta. El ser pasó a menos de 1 metro de donde se encontraba, siguió de largo y llegó hasta la máquina. Abrió una de sus puertas, se introdujo en ella dando un saltito y se sentó de espaldas a su compañero. De la nave partieron entonces, por dos caños de escape, breves llamaradas azules; se oyó un pequeño estampido, como el de una soldadura autógena al encenderse, y se elevó, permaneciendo unos segundos sobre la copa de los árboles antes de imprimir mayor velocidad a su marcha y desaparecer.

Un mes después del episodio relatado, esto es el 23 de agosto, en la localidad misionera de Apóstoles, el ciclista Casimiro Zuk vio descender en un campo lindante al camino un extraño aparato alargado. Se abrió una escotilla y por ella salió “una persona de estatura normal”, con la vestimenta antes descripta. Caminó unos pasos como queriendo estirar las piernas y a poco se introdujo nuevamente en la nave, que partió en espiral. De su interior, mientras estaba detenida, el testigo escuchó que surgía el rumor de una música suave.
¿UN TERRESTRE?
Eran las 4 de la madrugada del 5-6-64 cuando un médico de 42 años, residente en Buenos Aires y accidentalmente en la provincia de Córdoba, viajaba en automóvil con su esposa, desde la ciudad capital a Río Ceballos. A mitad de camino -cerca del aeródromo de Pajas Blancas- el motor del vehículo experimentó fallas que le obligaron a. detenerse, oportunidad en que la pareja percibió sobre la carretera, a distancia relativamente corta, un raro artefacto que emitía y luego apagaba una poderosa luz, dejando en cambio permanentemente visible un resplandor de tinte violáceo. Los testigos, temerosos ante lo desconocido, no atinaron a salir del coche, transcurriendo así más de un cuarto de hora. Entonces se aproximó al auto una persona de aspecto común y corriente, vestida como un mecánico, que preguntó en correcto castellano qué era lo que pasaba. Ante la explicación del galeno, el desconocido le pidió que probara ahora de poner el motor en marcha. Así lo hizo el médico y el motor arrancó de inmediato, al tiempo que volvieron a encenderse los faros, lo cual les permitió observar la máquina que estaba frente a ellos, que tenía la clásica forma de un plato volador. El presunto humanoide, al. verlos asustados, manifestó: “No teman. Yo soy un terrestre y estoy efectuando una misión para ‘ellos’ en la Tierra. Mis iniciales son R. D.”. A continuación fue a reunirse con otros dos seres de apariencia normal vestidos de gris, con quienes subió a la nave, que no tardó en despegar dejando tras de sí una estela brillante.

Historia de los Platos Voladores en la Argentina - Hector P. Anganuzzi

7/13/2010

Secretos del Cosmos de Peter y Caterina Kolosimo. Versión 1.0


De los esposos Peter y Caterina Kolosimo traemos la versión 1.0 de su libro de 1982 “Secretos del Cosmos” publicado en la colección “Lo Inexplicado” de Javier Vergara.

Al igual que los libros que se necesitan reparar, hemos versionado esta digitalización para poder ir actualizándola con las correcciones ortográficas necesarias.

Como ya les mencionamos, este libro entre otros que hemos subido, necesitan una “limpieza” digital para dejarlos en versiones completas que puedan sean descargadas; para ello hemos habilitado la cuenta http://Libros-up.4shared.com/ donde los que gusten suban los aportes y las nuevas versiones que vayan creándose. Toda ayuda en bienvenida.

El libro de los Kolosimo lo pueden descargar desde ACA y en este enlace pueden ver los otros libros que necesitan REPARAR:

Saludos realísticamente fantásticos...

7/12/2010

Los Grandes Enigmas del Universo por Rupert Furneaux. Versión 1.0

De Rupert Furneaux traemos la versión 1.0 de su libro de 1977 "Los Grandes Enigmas del Universo". Al igual que el libro de Antonio Ribera “Encuentros con Humanoides”, hemos versionado esta digitalización para poder ir actualizándola con las fotos y correcciones ortográficas necesarias. De la colección “Lo Inexplicado” de Javier Vergara (y que el compañero RussianBlue ha hecho una excelente reseña que pueden leer ACA) tenemos esta edición digital del completísimo libro (en su versión impresa tiene 319 páginas) que abarca los grandes misterios de la humanidad como lo son: La Isla de Pascua, La Atlántida, El Príncipe de Palenque, Los Mayas, Tiahuanaco, Camelot, Stonehenge, Dilmun y El Arca de Noe entre otros tantos.
Lamentamos no contar con la versión impresa para agregarles las fotos correspondientes y las correcciones ortográficas de nombres y textos; por ello esperamos que alguien que la tenga y desee colaborar descargue esta versión y suba una actualizada para que podamos (entre todos) ir aportando con ella. Este libro entre otros que iremos subiendo, necesitan una “limpieza” digital para dejarlos en versiones completas para que sean descargados; por ello hemos habilitado la cuenta http://Libros-up.4shared.com/ para que los que gusten suban los aportes y las nuevas versiones que vayan creándose. Toda ayuda en bienvenida.
El libro lo pueden descargar desde ACA y en este enlace pueden ver los otros libros que necesitan mejorar: "LIBROS POR CORREGIR".

Saludos y que tengan una buena semana.

Encuentros con Humanoides de Antonio Ribera. Versión 1.0

De Antonio Ribera traemos la versión 1.0 de su libro de 1982 “Encuentros con Humanoides”. ¿Por qué versionamos este libro? Sencillamente por que la edición digital que existe esta plaga de de errores producto de la digitalización del libro (si, digitalizar libros no es una labor fácil). Por ello para corregirlos y agregarles las fotos que  -suponemos tiene- hemos creado una versión 1.0 que servirá de base para las actualizaciones de versiones que el libro vaya teniendo. Nosotros no contamos con el libro impreso y por ello no podemos hacer mucho por la versión, salvo corregir los errores obvios el libro tiene.

Esperamos sinceramente encontrar a alguien que agregue las fotos faltantes y nos corrija errores que la versión tenga y asi ir subiendo (previo aviso) las nuevas versiones al blog.

El libro lo pueden descargar desde ACÁy aunque es una versión preliminar, puede ser fácilmente leída y entendida por los lectores del blog sin mayores problemas.

Saludos y a portarse bien con los semejantes (aunque cueste, aunque cueste!!!)…

Encuentros con Humanoides de Antonio Ribera

5/31/2010

Los 20 libros que necesitan URGENTEMENTE digitalizarse en español (Primera Parte).

1.- Historia desconocida de los hombres desde hace 100.000 años de Robert Charroux
El segundo libro escrito de Charroux (“Tesoros Ocultos” el primero) es todo un clásico sobre los grandes enigmas y misterios del mundo que ha sido tristemente olvidado en la era del Internet. Con solo una versión digital en francés aparecida recientemente, el libro esta en espera de ser rescatado y digitalizado para ser conocido por la mayor cantidad de personas posibles. La misma versión en papel fue escasa de encontrar, ya que solo contamos en la década de los 60 y 70 con la versión chilena de la editorial Zig-Zag, a la que se sumo posteriormente nuevas ediciones en los años siguientes.
Extractos del mismo libro pueden encontrar en otros post del blog, a los que esperamos sumar nuevas capítulos como: Los Antepasados Superiores, Tiahuanaco, Los Continentes Desaparecidos, El Secreto Falsificado, Lo Misterioso Desconocido, Las Psicodrogas, Las Armas Secretas y Los Superiores Desconocidos entre otros temas. En un excelente primer lugar en la lista de los libros más urgentes de digitalizar.
ACTUALIZACIÓN: Biografía, reseña y descarga de libros de Robert Charroux

2.- El Enigma de las Vírgenes Negras de Jacques Huynen.
La obra prima del abogado Jacques Huynen es el libro más citado en la web cuando se menciona el tema de las vírgenes negras. No hay estudio, reseña o artículo dedicado a las vírgenes que no cite este libro. Personalmente es uno de mis libros favoritos de todos los tiempos y –considero- una de las obras importantes que hay que leer a como de lugar. Con solo las dos ediciones que sacaron los años 70 las colecciones Otros Mundos y Realismo Fantástico, esta completísima investigación debe ser digitalizada sin mayores excusas para las antiguas, presentes y nuevas generaciones. Por nuestra parte en el blog “hermana” de éste nos encontramos digitalizando los capítulos hasta acabar completamente un libro en una cuidada y bella edición digital como se merece. Mientras tanto los impacientes pueden leer los primeros cuatro capítulos del libro desde acá: La Madre Divina.

ACTUALIZACIÓN: El libro lo descargan desde ACÁ

3.- El Misterio de los Templarios de Louis Charpentier
La segunda obra de Charpentier es otro gran clásico que debe ser digitalizado rápidamente. Con una única edición en español existente en los años 70 correspondiente a la versión argentina de la editorial Bruguera en la colección Enigmas del Universo, se necesito esperar más de tres décadas para que recientemente haya sido reeditado por la editorial Apóstrofe con las ilustraciones faltantes en la versión argentina.
Este libro de Charpentier (como todas las obras del investigador francés) es parte de un todo general en la visión del escritor, y si bien es importante la digitalización del libro por el apasionante tema de los Templarios, lo son también “El Misterio de Compostela”, “El Misterio Vasco” y “El Misterio del Vino” que sumados a “Los Gigantes y el Misterio de los Orígenes” y “El Enigma de la Catedral de Chartres” hacen un conjunto inigualable que –esperamos fervientemente- puedan ser completados y  puestos a disposición para ser disfrutados por una gran mayoría de lectores en forma formato digital.

ACTUALIZACIÓN: Descarga y reseña de los libros y biografía de Louis Charpentier


4.- Tierra sin Tiempo de Peter Kolosimo
Del recordado escritor Peter Kolosimo -que si bien edición digital alguna en español de sus libros no existen en ninguna parte en la red- es un eterno y serio referente en los distintos blog y paginas web existentes en la actualidad. Aunque aconsejamos digitalizar Tierra sin Tiempo por ser una de las principales obras del italiano citadas tanto por él mismo en sus otros libros, como por otros autores; al no encontrarse ninguna otra obra de Kolosimo en Internet y considerando el amplio abanico de temas tocados por el autor; el libro suyo que sea digitalizado será siempre bienvenido y eternamente agradecido. Por nuestra parte estamos en la labor de digitalización del extraño y curioso “Polvo del Infierno” que esperamos terminar próximamente.
ACTUALIZACIÓN: Tierra sin Tiempo para Descargar

5.- Los Libros Condenados de Jacques Bergier
Del conocidísimo Jacques Bergier, coautor del Retorno de los Brujos; esta curiosa e interesante obra es una de esas joyas que necesitan ser traspasadas a un pdf. Ya existe una versión en portugués digitalizada por algún brasileño que supo apreciar y compartir este libro y que pueden descargar desde acá. Por nuestra parte esperamos sacar pronto la versión digital en la que estamos trabajando nosotros y pueda ser leída directamente la fuente tantas veces citada en las distintas páginas web.
Un grupo oculto desde los comienzo de la humanidad que han tratado de prohibir el “conocimiento” al hombre a través de la historia y que Bergier los llama “Los Hombres de Negro” sin relación aparente con los hombres de negros en ufología (aunque personalmente consideraría que trabajan para los mismos “jefes”) y del que el escritor trata de demostrar su existencia, es el tema de este recomendado libro (que es uno de los pocos libros que releo cada cierto tiempo y del cual nunca parezco aburrirme).

ACTUALIZACIÓN: Los Libros Condenados para descargar.


6.- El Continente Perdido de Mu del Coronel James Churchward.
El primero de los libros con el tema del Continente Mu escrito por el coronel James Churchward, al que se le considera el mayor especialista en el tema, continua aun inédito en alguna digitalización en español, ya sea este libro o las continuaciones escritas por el ingles. Solo contamos con dos versiones de sus libros en otros idiomas que pueden descargar más abajo, mientras nosotros esperamos pacientemente que alguien nos regale una versión digital del libro para compartir libremente.

7.- Fantastica Isla de Pascua de Francis Maziere
Del investigador y director en la década de los 70 de la colección francesa Enigmas del Universo, Francis Maziere, tenemos la más conocida de sus obras que apareció el año de 1965. De este libro (uno de los importantes estudios sobre la legendaria Isla de Pascua) solo conocemos la edición española que edito Plaza y Janes en su colección Manantial y que desgraciadamente aun permanece inédita en su edición digital. Curiosamente con los libros escritos sobre Isla de Pascua, resulta muy difícil encontrar cualquiera de las ediciones existentes en papel de los distintos autores en librerías de viejos o de internet; y las pocas que se encuentran tienen un elevado costo. Así hemos podido comprobar que el libro de Maziere tanto como los de Oscar Fonck, de Castex o de Heyerdahl por nombrar algunos son verdaderas joyas que escasean, haciendo que los “especuladores” cobren elevados precios por ello cuando los tienen (*). Personalmente creo que la curiosa merma de este tipo de libros, debiera ser un aliciente extra para la digitalización de aquellos y que no queden relegados en el estante privado de unos pocos. 
(*) Y esto no solo se da con los libros, ya el hecho de viajar a Isla de Pascua se requiere su buena cantidad de dinero para desembolsar no solo de parte de los extranjeros, ya que acá en Chile y más concretamente en la región de Valparaíso (región a la que pertenece Isla de Pascua) es un verdadero lujo ir unos días allá. Linda forma de incentivar para conocer una de las más grandes maravillas del mundo antiguo que tiene la pobre cultura chilena de la que depredadores como el actual presidente de Chile se han nutrido y engordado groseramente.

8.- Los Secretos de la Atlántida de Andrew Tomas
Otro investigador cuyas obras permanecen inéditas en internet no solamente en español, sino incluso en su idioma madre, solo logra agigantar más la deuda pendiente con el legado de Tomas para las actuales (y ni tan actuales) generaciones. Sabemos que nuestra compañera y amiga Débora Goldstern es –posiblemente- la única persona conciente de esta deuda y por ello es ampliamente valorado su trabajo citando al escritor en su blog “Crónica Subterránea”, ya sea reseñando o bien digitalizando algunos capítulos de sus libros. Como también sabemos que Andrew Tomas es uno de los investigadores preferidos de Débora, que mejor que citar el blog de ella para conocer más de este autor en el siguiente LINK mientras nosotros pasamos al siguiente libro.

ACTUALIZACIÓN: Los Secretos de la Atlántida para descargar.


9.- El Mensaje de las piedras Grabadas del Ica de Javier Cabrera Darquea
Este libro es una verdadera joya difícil de encontrar en las librerías de antiguos y cuyo valor es elevado por los comerciantes que lo tienen en venta. La gran polémica detrás de las Piedras de Ica, a las que no se le reconoce su real valor, demuestra una vez más que la mentalidad de ciertas personas no solo consiste en no ver lo que va en contra de sus moldes y esquemas, sino además en cerrar fuertemente los ojos ante la devastadora evidencia que derrumba esos mismos rancios esquemas que buscan hundir la antigüedad original de nuestro continente.

Esperemos que a futuro se pueda digitalizar el libro del desaparecido Cabrera y podamos disfrutar de un clásico del tema de las Piedras de Ica. Tema que impresiono a otros investigadores como Charroux ó Benitez y que la trasandina Débora Goldstern ha tratado en más de una ocasión en su ya citado blog.

ACTUALIZACIÓN: El Mensaje de las Piedras de Ica para descargar.

10.- Construyamos Arcas de Oscar Fonck Sieveking
Del chileno descendiente de alemanes rescatamos su opera prima que a finales del año 1965 se dio a conocer al mundo gracias a la extinta editorial ORBE. El autor nos relata en sus investigaciones como la civilización humana es infinitamente más antigua que las que nos hacen creer la “ciencia oficial” y que la Atlántida, Mu, Lemuria, Hiwa y Mapu desaparecieron producto de la ultima glaciación y del peligro existente (y que cobra hoy más vigencia que nunca) de un posible nueva catástrofe para esta humanidad actual (de ahí el titulo del libro).
De Oscar Fonck encontramos en el blog de Debbie Goldstern una reseña y un capitulo del citado libro del chileno que pueden leer ACA.
Esperamos pacientemente que los libros de Oscar Fonck sean prontamente traspasado a un pdf, ya sea su clásico “Construyamos Arcas” ó el interesante “Rapa Nui: El Ultimo Refugio” ó bien el polémico “Vikingos y Berberiscos”; de los cuales no hay reediciones actuales para que puedan ser leídos por las nuevas generaciones y se consiga captar el gran profesionalismo del chileno que no tiene nada que envidiar a los investigadores europeos como Charroux, Charpentier, Daniken y otros.

ACTUALIZACIÓN: Construyamos Arcas para Descargar

©ColecciónRealismoFantastico

Continúa en la Segunda Parte de: Los 20 libros que necesitan URGENTEMENTE digitalizarse en español. 

4/28/2010

El Libro del Misterio: ¿HOMBRES VOLADORES EN ITALIA?

Del libro de Jacques Bergier, Georges H. Gallet y el equipo del "Giornale dei Misteri" titulado "El Libro del Misterio" tomamos un capitulo de Sergio Conti bastante curioso y que ha permanecido inédito en internet (al menos en nuestro idioma).

Como dice la presentación del libro, éste se encuentra constituido por los misterios sacados de la revista italiana "Giornale dei Misteri" y del cual el amplio conjunto de investigadores  dan vida al texto dividiéndolo en cuatro interesantes capítulos:

1.- Las Civilizaciones Desaparecidas
2.- Los Extraterrestres entre Nosotros
3.- Los Seres Extraños (de donde sacamos el fragmento que hoy presentamos).
y 4.- Fenómenos Extraordinarios.

La siguiente historia puede parecer muy fantástica y difícil de tomar en serio, pero ya antecedentes parecidos los pueden encontrar en el libro de Jacques Vallee “Pasaporte a Magonia” y en muchas leyendas de los pueblos antiguos y civilizaciones olvidadas.

Como sea, un pequeño relato que espero estimule “la curiosidad” dormida en estos tiempos donde si no hay evidencias físicas que lo acompañen, no es considerado un relato cierto (y si llegan a haber evidencias, es muy probable que estas sean falsas).

Saludos y a portarse bien, que portarse mal lo hacen todos.


¿HOMBRES VOLADORES EN ITALIA?
Por Sergio Conti

El grupo de investigadores de los fenómenos insólitos L'Iperbole, de Prato (Toscana), ha estudiado recientemente un caso realmente increíble explicado por una persona cuya probidad no puede ponerse en duda. Aunque pueda clasificarse dentro de la categoría de los "misteriosos objetos celestes", presenta unas características que hacen de el un fenómeno sin precedentes.
El testigo es un tal B. A., de Liorna. En la actualidad (*) es funcionario y, tal como estaba moral y legalmente en su derecho, ha pedido que se le mantenga en el anonimato.
El suceso ocurrió durante el verano de 1945. B. A. no se acuerda exactamente del mes y del día; era en agosto o setiembre. Estaba haciendo entonces su servicio militar en la Marina y se había embarcado en el acorazado Duilio, que estaba anclado en Tarento.
Desde el puente de dicho navío, B. A. presencio el extraordinario fenómeno. Hablo de el con muy pocas personas, encontrándose siempre con la incredulidad y la burla. Alberto Costanzo y Loris Innocenti tuvieron que vencer las reticencias de aquel hombre cortes y reservado para hacerle evocar sus recuerdos con la mayor precisión posible.
— ¿Que puedo decides? —empezó—. Los vi como los estoy viendo a ustedes, los observe y recuerdo exactamente como eran.
B. A. tenía entonces veintidós años y su unidad estaba en el puerto. Aquella tarde eran algo más de las siete. El joven marino se aburría. El toque de queda no le permitía bajar a tierra, y el equipaje estaba consignado a bordo. Mientras se paseaba por el puente, se acerco a uno de los grandes gemelos de la Marina que utilizaba el equipo de observación. Para matar el aburrimiento se le ocurrió mirar a través de ellos. El puente estaba desierto y, además, la falta no era grave. Retiro la funda de protecci6n y dirigió el aparato hacia el sol poniente. La luz no era muy viva y los ojos podían soportar un instante el rojizo resplandor del astro. Luego, B. A. desplazo el ocular hacia el cielo, todavía claro y azul, con un lento movimiento para observar la degradación de los colores.
Entonces ocurrió lo que nunca podrá olvidar y que llegó a condicionar en parte su carácter, obligándole a interrogarse de vez en cuando para convencerse de que no era un visionario y de que lo que había visto era real.
En el ocular de la lente se enmarcaba un grupo de "cosas" que planeaban en formación arriba en el cielo.
¡No podía creer lo que veían sus ojos! ¡Era una  "escuadrilla" de formas humanas!
Podía distinguirlas perfectamente. Se recortaban netamente en el azul del cielo.
Veía los rasgos de los rostros, que eran similares a los nuestros. Observo sus cuerpos enormes y poderosos. Aquellos seres eran ciertamente muy grandes, casi de tres metros de altura ("grandes como esta pieza", dijo textualmente B. A.). No podía apartar sus ojos de aquella visi6n y logro captar todos los detalles. Todo el cuerpo de aquellos seres estaba cubierto de plumas. El rostro estaba enmarcado por largos cabellos, de un azul oscuro en algunos y de un rojo también oscuro en otros. En el extremo de los muslos nacían dos patas desprovistas de plumas, de aspecto robusto, que terminaban en tres garras de la longitud de un brazo humano. Daban la impresión de tener una fuerza enorme. "Habrían podido levantar un buey", indico B. A. Habían adoptado una formación en V y el primero hablaba o al menos movía la boca como Si hablase, vuelto hacia su compañero de la derecha.
No tenían brazos, sino dos alas grandes y potentes, con ayuda de las cuales planeaban, como si estuvieran a punto de tomar una decisión.
Vivamente impresionado por este espectáculo, B. A., una vez pasado el primer momento de estupor, miro instintivamente a su alrededor para ver si había algún otro testigo que confirmara su visión. Estaba solo. Se esforzó por dominar el miedo que lo invadió y recuperar su sangre fría. Volvió a poner el ojo en el anteojo. Los seres misteriosos habían desaparecido. Oriento la lente en todas direcciones. No sirvió de nada, el cielo estaba vacío.
Entonces intentó poner en orden sus ideas. Se concentro en la visión que había impresionado su retina unos instantes antes. Recordaba claramente cada detalle. Los seres eran una quincena. Pensó un instante en un nuevo tipo de ingenio volador militar. Pero la hipótesis no tenía consistencia. No había nada de mecánico en las criaturas que había visto. No podía tratarse de aves. Su comportamiento excluía esta hipótesis. Poseían un rostro humano y movían los labios como si hablaran.
Le vino a la mente otro detalle que no se le había ocurrido en aquel momento. Aquellos seres planeaban manteniendo el cuerpo vertical, lo cual no ocurría con ningún ave, al menos que é1 supiera. ¿Y como explicar su súbita desaparici6n? ¿Quienes eran? ¿De dónde venían?
Volvió a poner el capuchón sobre la lente. Sentía una extraña sensación. Estaba seguro de no haber tenido una alucinación. Pero nació en el una duda sutil que jamás le abandon6 a partir de entonces. Ha vivido siempre con la esperanza de encontrar otra persona que haya visto lo mismo que é1 y que, al poder confirmar su testimonio, le pudiera dar la certeza de que no había sido victima de un trauma psíquico.
He aquí los hechos. Sin ningún documento y sin ningún otro testimonio, es difícil interpretarlos sin recurrir a la explicaci6n alucinatoria. No obstante, B. A. es, por una parte, un hombre perfectamente equilibrado, de espíritu lucido, práctico y objetivo. Por otra parte, la historia esta llena de fenómenos inexplicables del mismo género, que tuvieron por testigos a hombres totalmente normales, pero que tropezaron con la incredulidad general y fueron tratados de mitómanos y de iluminados.
Éste fue el caso, por ejemplo, de un tal Comaro Orsini de Genova, que tuvo una experiencia análoga mientras estaba pescando en Bocca di Madra. Esta vez no se trata de un hombre volador, que recuerde a la vez los querubines bíblicos y las sirenas-aves de la mitología, sino de una sirena-pez. Tenía un rostro de mujer enmarcado por unos cabellos verdes, y emergió a poca distancia del testigo, al que miro unos instantes. Aunque la escena fuera muy breve, Orsini tuvo tiempo de observar algunos detalles importantes, como la cola de pescado de color «azulado».
Conocemos a B. A. Es un funcionario escrupuloso y un hombre perfectamente digno de estima. Su viva reticencia a hablar de cosas tan fantásticas había en su favor. Esta atormentado desde hace años por este recuerdo que no puede considerar como fruto de una imaginaci6n exaltada, pues sabe que lo vivió en plena consciencia.
Esta nueva pieza, que viene a añadirse al expediente de los hechos extraños que parecen acreditar la existencia real de criaturas consideradas hasta ahora legendarias, abre sobre la mitología unas perspectivas vertiginosas...

* Aproximadamente a comienzo de 1970, el libro fue escrito en 1975.

4/02/2010

De Marcianos y Venusianos (Parte II)


Continuando con la segunda parte del tema de extraterrestres (luego de un largo paréntesis) le toca ahora el turno al “primer contactado mexicano” cuya experiencia en 1953 nos da cuenta de su encuentro con un venusiano al estilo de George Adamski (cuyos libros –lamentablemente solo en ingles- pueden descargar de la columna de la derecha). El encuentro de don Salvador con los venusianos tiene la virtud de relatarnos su viaje al planeta Venus y forma de vida de sus habitantes en una experiencia que tienen la “inocencia” del relato sincero y puro que se dio en los años 50, y que tristemente ha sido contaminado y desvirtuado con toda la basura posterior de canalizaciones, grises y reptilianos. La historia de Villanueva entra en la categoría de contactos que iremos rescatando poco a poco con contactados como el mismo George Adamski, Dino Kraspedon, Yosip Ibrahim y Narciso Genovese entre otros.

Unos detalles respecto a Salvador Villanueva que hablan positivamente de su experiencia son el haber renunciado a los derechos de autor del libro, su negativa principal a contar la experiencia vivida y sobretodo la sencillez y humildad del mexicano que consideramos nosotros es la clave principal para tener este tipo de experiencias. Su hijo Salvador asimismo da fe y testimonio de la realidad del contacto vivido por su padre en el prologo de una de las ediciones del libro:


Don Salvador Villanueva Medina nació un día de agosto de 1910 en un pueblo del estado de Jalisco. Ahora se ha retirado completamente de todas las actividades de investigación ufológica. Es humilde en pretensiones, generoso, bueno y sabio; autodidacta y orgulloso de su oportunidad de ser visitante de un mundo muy de acuerdo con sus ideales. La experiencia vivida por don Salvador Villanueva Medina en 1953 ha dado origen a este libro, el cual ha sido traducido ya a seis idiomas; tan sólo en Alemania se han vendido 80 mil ejemplares.

Yo, su hijo Salvador, obedeciendo a dos promesas, la que mi padre hizo a sus amigos extraterrestres y la promesa que yo le hice a él de que esta vivencia jamás fuera olvidada, saco a luz su experiencia, porque solamente la magia del tiempo dará la razón. Aprovecho para agradecer a Editorial Mina, y por mi deseo vaya esta nueva edición de la aventura de mi padre en otro mundo.

Salvador Villanueva (hijo)

A continuación les dejamos parte del prologo del libro de Villanueva que esperemos los entusiasme y los lleve a leer en forma completa el libro desde acá: YO ESTUVE EN VENUS - Salvador Villanueva Medina

Corría la segunda decena del mes de agosto de 1953 ... Cubriendo un turno en un carro de alquiler, serví a unos norteamericanos, hombre y mujer, que me pidieron que les recomendara a un chofer que les ayudara a manejar un coche a los Estados Unidos, por la carretera de Laredo. Contra mi costumbre, me interesó el trabajo y me puse a su servicio, saliendo dos días después. El auto era un magnífico Buick modelo 52 que avanzaba con facilidad. A la pareja le urgía llegar y nos turnábamos manejando el vehículo.
Llevábamos recorridos menos de 500 kilómetros, 484 para ser exactos, cuando se produjo un ruido en la transmisión del coche. Paramos, temerosos de causar un desperfecto grave.

Mis acompañantes decidieron regresar en busca de una grúa, ya que en plena carretera y sin herramientas resultaba imposible hacer alguna reparación.

Cuando mis improvisados patrones se alejaron, saqué el gato de defensa con objeto de investigar de dónde provenía el ruido. Lo coloqué, levantando una rueda; eche a andar el motor conectado a la transmisión y me deslicé por debajo, para oír con mayor claridad.

Estando en esa posición oí que alguien se acercaba, pues se escuchaban pasos en la arenilla que se acumula en la orilla de la carretera. Alarmado, ya que cuando mis improvisados patrones se fueron y me metí debajo del coche no había visto a nadie cerca y el lugar es despoblado, traté de salir lo más rápidamente posible.

No acababa de hacerlo cuando oí una voz extraña que en perfecto español me preguntaba qué le pasaba al coche. No contesté, sino que acabé de salir, quedando sentado y recargado en la carrocería.

Tenia frente a mí, como a metro y medio, a un hombre extrañamente vestido, de pequeña estatura. No media arriba de un 1 metro 20 cms. Se cubría con un uniforme hecho de material parecido a la pana ó a un tejido de lana.

No tenía más parte visible que la cabeza y la cara, cuyo color resultaba sorprendentemente parecido al marfil. Su pelo, platinado y ligeramente ondulado, le caía un poco más abajo de los hombros y por detrás de las orejas.

Estas, las cejas, la nariz y la boca formaban un conjunto maravilloso, que completaban un par de ojos verde brillante que recordaban los de una fiera. Llevaba un cinturón grueso redondeado en sus bordes, lleno de pequeñísimas perforaciones y sin unión aparente.

Tenía un casco parecido a los que se usan para jugar foot ball americano, un poco deformado en la parte trasera.

A la altura de la nuca, en dicho casco, había un abultamiento del tamaño de una cajetilla de cigarros cubierta a su vez de perforaciones desvanecidas en sus bordes.

A la altura de las orejas, se veían dos agujeros redondos como de un centímetro, de los que salían gran cantidad de alambritos delgados y temblorosos, que aplanados sobre el dorso del casco formaban una circunferencia como de tres pulgadas y media.

Estos alambritos y la protuberancia eran de color azul, igual que el cinturón y una cinta al parecer metálica en que remataba el cuello del uniforme.

Este y el resto del casco eran de color gris opaco.

El hombre se llevó la mano derecha a la boca para preguntarme si no hablaba.

Me resultó alucinante el sonido sonoro musical de su voz, salido de una boca perfecta que enmarcaba dos hileras de pequeños y blanquísimos dientecillos.

Haciendo un esfuerzo me levanté, dándome un poco de valor al notar mi superioridad física.

El individuo me animaba esbozando una sonrisa llena de dulzura; pero yo no salía aun de la rara impresión que me produjo la súbita aparición de aquel tipo tan singular.

Como no me sintiera obligado a contestar, le pregunté a mi vez si era aviador.

Haciendo derroche de amabilidad me contestó que si lo era, que su avión, como nosotros le llamábamos, estaba a poca distancia.

Reconfortado con su contestación, se me ocurrió invitarlo a subir al coche.

Hacía un airecillo frío, bastante desagradable, que aumentaba de cuando en cuando, al pasar algún vehículo a gran velocidad.

La oscuridad nos empezaba a cubrir y el hombre, en vez de aceptar o de agradecer la invitación, procedió a acomodarse el casco cuidadosamente, dejándose oír un ruido muy parecido al que produce un automóvil en marcha a gran velocidad.

En las perforaciones del cinturón comenzó a prender y a apagar con profusión diversas luces, que aumentaban de intensidad.

El hombre alzó el brazo derecho como despidiéndose, se acercó a un montículo de tierra, lo alcanzó con agilidad y saltó al bosque que bordea la carretera.

Pasado un momento me subí al mismo y trate de buscarlo, localizando a cierta distancia la franja luminosa de su cinturón que semejaba un grupo numeroso de luciérnagas.

Allí estuve hasta perderlo en la oscuridad del bosque.

Regresé al coche, quité el gato, y por consejo de unos motociclistas vigilantes de caminos que pasaban, lo saqué del asfalto, acercándolo al borde en que estaba parado.

Me acurruqué en el asiento, cavilando sobre aquel extraño ser y pensé que quizá fuera en verdad algún aviador que había sufrido un accidente o percance y tuviera el avión destrozado en el bosque. Por fin me quedé dormido.

Debió haber pasado bastante tiempo, pues estaba profundamente dormido cuando fuertes golpes dados en el vidrio de la puerta delantera derecha me despertaron.

Como a primera vista descubrí a dos personas fuera del coche. Imaginé que fueran los dueños del mismo que regresaban.

Sin pensarlo, abrí la puerta, y mi sorpresa fue mayúscula al encontrar que era mi “conocido”, ahora en compañía de otro individuo con su mismo aspecto y forrado de igual manera.

Sin darme cuenta, los invité a subir, cosa que aceptaron de inmediato.

Fue así cuando, por primera vez, sentí la extraña sensación de que aquellos seres eran algo superior a mí.

Como si fuera una premeditada advertencia, al estirar el brazo derecho sobre ellos tratando de ayudarlos a cerrar la portezuela, sentí un dolor agudo como el que produce un golpe repentino dado en un codo, seguido de un entumecimiento que me paralizó momentáneamente el brazo.

Fue tan fuerte la impresión que, instintivamente, me apreté hacia el lado izquierdo, poniendo espacio por medio.

Un momento después se dejó sentir un calorcillo emanado de sus cuerpos ó de sus uniformes, que por cierto resultaba agradable, ya que en esa época la temperatura en la región es fresca.

Sin presentaciones de ninguna especie, el que antes me había visitado, que quedaba en el centro, me preguntó si había logrado arreglar el coche.

Le contesté que no llevaba herramientas suficientes para intentar una reparación en forma y por lo tanto no tenía más remedio que esperar a mis acompañantes que habían ido en busca de auxilio.

Siguió un momento de expectación, y me di cuenta que trataban de observarme con cierto entusiasmo.

Prendí las luces interiores del coche y, solo por preguntar algo, les dije si eran europeos. Lo perfecto de sus facciones me hacían comprender que no pertenecían a una raza al alcance de mis conocimientos.

Sonriendo ligeramente me dijo el que estaba en medio, que era el que llevaba la conversación, que eran de un lugar mucho más distante de lo que yo conocía o pudiera imaginar.

Eso del lugar me producía cierta sensación extraña; pero no se me ocurría pensar en otros planetas, sino en otros países. Nuestro lugar, dijo, está mucho más habitado que éste.

Es difícil encontrar mucho espacio entre gente y gente. Luego el hombre se soltó a hablar tanto que yo quedé perplejo.

Hacían contraste, éste con su locuacidad y su acompañante con su mutismo.

El segundo, que resultaba mas lleno de cara y más robusto en general, solo hacía pequeños movimientos de cabeza, dejando algunas veces al descubierto sus pequeños dientes, que se destacaban por su blancura, pero sin pronunciar palabra.

El bajito siguió diciendo que a su lugar se le podía llamar una ciudad continua, que lo cubría todo, pues sus calles se prolongaban sin fin, que éstas nunca se cruzaban al mismo nivel, que había tal cantidad de vehículos y era tanta su diversidad que fácilmente me quedaría asombrado.

Aseguró que dichos vehículos no usaban combustibles minerales, ni vegetales, pues los gases de esta clase de combustibles resultan dañino a los organismos.

También manifestó que la fuerza de propulsión se la proporcionaba lo mismo el calor central de su planeta, que el sol, ya que eran fuentes inagotables de energía.

Siguió diciendo que, a lo largo de sus banquetas, corrían bandas sin fin que ahorraban esfuerzos a los transeúntes y que la gente jamás ocupaba el arroyo de la calle, pues éste era metálico y conductor de la fuerza con que se impulsaban sus numerosos vehículos.

Estos son totalmente diferentes a los que ustedes usan.

Verás que con el material y el espacio que ustedes emplean para transportar seis pasajeros, nosotros llevamos veinticinco, en algunos casos hasta cincuenta y eso solo en el primer piso.

Lo dijo recorriendo con la vista el interior del espacioso automóvil que ocupábamos.

Pero los tenemos hasta de diez pisos.

Todo esto me estaba amoscando, ya que no sabia de ningún país en nuestro mundo que no usara en parte de sus vehículos alguna clase de combustible.

Podía ser que los hubiera demasiado poblados, pero hasta ahí llegaba la cosa en cuanto a sus ciudades.

Tampoco sabía que las hubiera mecanizadas hasta ese grado. Aquellos hombres me estaban pareciendo un par de bromistas. Pregunté cómo hacían para producir legumbres, ya que estaban tan poblados.

La pregunta la hice en broma; pero él tranquilamente me contestó: Que hacía mucho tiempo cultivaron legumbres en mucho mayor número de las que nosotros conocemos.

Lo hicieron en perforaciones, empleando las paredes para ese fin, por lo que resultaban hortalizas interiores e subterráneas.

Algo de esto me pareció lógico. Otras cosas decididamente no. Ahora, tratando de orientarme, pregunté si tenían mar cerca. Me contestó, como sin darle importancia a la pregunta, que solo tenían uno, pero que era tres veces más profundo que el nuestro.

La cosa me pareció burlesca, y le reproché su proceder. Los dos individuos explotaron en una sonora carcajada que me acabó de amoscar; pero llegué a pensar que posiblemente mi ignorancia era mayor de lo que imaginaba, y si he de decir verdad no me sentí ofendido.

Ante mi impasibilidad, el hombre me espetó: -- Espero que comprendas que te estamos hablando de otro planeta.

-- ¿De otro planeta? --pregunté entre indignado y asombrado.

-- Sí, hombre, otro mundo como ustedes llaman a este en que vives.

¿Creo que sabes que los hay? -- Claro que sí lo sé -- me apresuré a contestar, pues la pregunta me pareció ofensiva.

-- ¡Hágame el favor! ¿Cómo no voy a saber que existen otros planetas? Y terminé, para demostrar mis conocimientos en astronomía aseverando que, según nuestros sabios, ningún otro planeta fuera del nuestro puede tener habitantes racionales.

-- ¿Qué les hace pensar tal cosa? -- me pregunta ¿Acaso los deficientes medios de que disponen para hacer sus cálculos? ¿No les parece demasiada pretensión creer que son los únicos seres que pueblan el universo? Aquello estaba tomando un cariz más serio de lo que yo había pensado.

De repente me volví a dar cuenta del dolor que todavía sentía en mi brazo y también de la rareza de aquellos tipos con sus uniformes y cinturones, con los cascos, lo raro del color de su piel, el de sus expresivos ojos y su extraña voz, a cuyo sonido no podía encontrarle parecido.

Para mi pobre intelecto, aquellas eran demasiadas pruebas.

Decidí seguir resistiendo y les dije que todo me parecía increíble.

-- Cierto, -- me contestó --.

Resulta increíble para la mentalidad de ustedes; pero, dime, ¿por qué resulta increíble?

Carta al mayor Donald E. Keyhoe (autor del clasico ufologico Flying Saucers Are Real) del cubano Juan Orozco relatandole la experiencia vivida por Salvador Villanueva y dandole plena validez al contacto del mexicano.

1/07/2010

Los Relojes de la Larga Vida

Del libro “Historia Desconocida de los Hombre” de Robert Charroux tomamos un curioso relato que hasta ahora ha permanecido inédito en Internet:

Los Relojes de la Larga Vida
A medio camino entre la leyenda y la ciencia fantástica, una historia relatada por el escritor Jacques Yonnet (Enchanltments sur Paris. Ed. Denoel.) introduce el misterio del Tiempo y de la Magia:
En Paris, calle des Grands-Degres, en un viejo edificio hay una tienda de relojero en donde no cabrían holgadamente tres personas.
Un rotulo anuncia la razón social del artesano: "Cyril M., Maestro Relojero".
A decir verdad, en rarísimas ocasiones el maestro Cyril M. se halla en su tenducho y es de creer que no se preocupa desmesuradamente de una eventual clientela.
Sin embargo, desde el siglo XIV, según los archivos conservados en la Biblioteca del Arsenal, siempre existió una relojería en ese lugar.
Cyril M. es un hombre extraño, de unos cuarenta años, y su ocupación es una de las más insólitas: fabrica relojes cuyas agujas se mueven al revés, es decir de derecha a izquierda, en un cuadrante cuya cifra de las horas es sin embargo normal.
Para los iniciados, el artesano tiene un apodo: se le llama "el Relojero del Tiempo Hacia Atrás".
Y por mucho tiempo hilaronse conjeturas sobre el interés que podían suscitar relojes de péndulo o despertadores cuyas agujas indican las nueve cuando son las tres. Jacques Yonnet, tras una paciente pesquisa, dilucido el enigma: el maestro Cyril M. fabricaba relojes que rejuvenecían a sus clientes.
Hace unos seiscientos años, ya eran vendidos relojes mágicos en ese mismo lugar por un maestro relojero llamado Biber, que hacia brillantes negocios. No es difícil encontrar compradores de una maquina de juventud que se remonta por el tiempo, arrastrando a su propietario a una maravillosa aventura.
Un día, sin embargo, una docena de clientes se encontraron fortuitamente en el taller del maestro Biber y le dieron orden de detener la marcha hacia atrás del tiempo que sus relojes indicaban.
— ¡Nada puedo! —Dijo el vendedor—. Esos relojes, si se detuvieran, marcarían entonces la hora ineludible de vuestra muerte. ¿Y por que habéis de quejaros? Vos, maese Olivier, teníais ochenta años cuando vinisteis a verme; vos también, maese Gontault, y todos vosotros teníais cabellos canos e ibais por el camino de la decrepitud. De ello ha tanto tiempo que vosotros todos habríais de estar muertos, si mis relojes no os hubiesen traído al tiempo de los amores.
—Cierto es —asintió maese Olivier—, y de buen grado lo admitimos, mas pronto seremos donceles y nuestro hado nos arrastra hacia una muerte cuya exacta fecha estamos viendo. ¿No podríais poner a esas malditas maquinas en marcha regular, para que nos encamináramos muy suavemente hacia una buena muerte natural?
— ¡lmposible! Tales relojes están hechos de un metal donde fueron íntimamente ligados vuestra sangre, vuestra carne, y fueron bautizados con el nombre vuestro. ¡Tienen un destino, que es el vuestro, y nada puedo yo cambiar!
Protestaron, y uno de ellos replicó:
—Os hemos pagado caro, maese Biber, para adquirir vuestros relojes, tan caro que nos debéis toda nuestra ayuda. Teníais cuarenta anos en la época de las compras, y de ello hace sesenta años bien cumplidos. Pues bien, seguís teniendo cuarenta anos, mientras nos rejuvenecemos más y mas, al extremo de que de ello pronto moriremos. Tenéis, pues, un secreto para detener el tiempo y queremos aprovecharlo.
—Razón tenéis —repuso el relojero—, mas, ¡ay!, no se auxiliaros, pese al gran deseo que siento. Mi reloj goza de la particularidad de hacer girar las agujas ora en el sentido de lo pasado, ora en el sentido de lo venidero, de suerte que el tiempo no corre para mi. Fue la obra cimera de mi maestro, un veneciano, mas el no me lego su secreto y mi saber se detiene en lo que he fabricado. ¡Aunque me matarais, nada podría yo!
Los viejos donceles se retiraron avergonzados; pero algún tiempo después, habiéndose reunido de noche, introdujeronse en la relojería para hurtar el mágico reloj, cada cual con la esperanza de hacerlo suyo. En efecto, lo encontraron y tanto se lo disputaron, que el mágico mecanismo cayo sobre la losa y se rompió. Pues bien, era el reloj-padre de todos los relojes, y cuando se detuvo, todos detuvieron su movimiento y los donceles cayeron muertos de repente. Al día siguiente, los arqueros del rey encontraron diez cadáveres en la tienda del relojero y como ninguno tenia una visible herida, los creyeron muertos por un efecto diabólico —lo que era muy cierto—, y los enterraron al instante sin velarlos en la iglesia ni tañir las campanas de misericordia.
He ahí lo que revela la crónica y que encuentra una extraña prolongación al través de los siglos, ya que en la calle des Grands-Degres hubo siempre un taller de relojería, que sigue existiendo uno y que su propietario pasa por tener la misma agilidad de mano que su antiguo predecesor.
El maestro Cyril M. tiene cuarenta años, la edad de Biber (que era un apodo de Cagliostro) y pertenece al Consejo de los "Antiguos de la Maub” (Se trata de una sociedad de ocultismo que agrupa a doce personajes del barrio de la plaza Maubert), del cual cada miembro tiene mas de ochenta años de vida. ¡Lo que es muy extraño!
Mas extraño todavía: el maestro Cyril M. se permite a veces contar acontecimientos de su vida que se desarrollaron en una época en que, en principio, no había nacido. Se había enrolado dos veces en la Legión Extranjera, lo cual es muy cómodo para cambiar de identidad.
En el siglo XVI, ese género fantástico era creído al punto de que pintores pergeñaban mágicos retratos, mezclando al color, exactamente como en el embrujamiento, pedazos de unas, cabellos, un poco de carne y sangre de su modelo. El retrato era en seguida bautizado, bendecido y se convertía en el doble viviente de su propietario, a quien nada desagradable podía suceder en tanto que la tela fuese preserva da. Por eso encerraban el retrato en un sitio muy cuidado.
Un día, en el Puente Nuevo de Paris, se vio a un hombre de Pro lacerar sus vestiduras y arrojarlas al suelo gritando: "¡Fuego! ¡Fuego! ¡Estoy ardiendo!" Los testigos de la escena no veían sin embargo indicio alguno de llama y creyeron que el hombre estaba loco. Este, que parecía estar sufriendo el martirio, seguía aullando. Acabo por lanzarse al río, de donde lo sacaron ahogado.
Se supo ulteriormente que aquel hombre tenia en su casa un retrato mágico, que el fuego había destruido su hogar y que de seguro había sufrido los efectos de quemaduras en el instante mismo en que estaba consumiéndose el retrato.


Actualmente en la calle des Grands Degres no existe ninguna relojería (al menos a simple vista) y solo tenemos lo que nos dicen Charroux, Kolosimo y Yonnet, aunque los dos primero se basan en lo que dice el ultimo, sea cual sea la veracidad del relato, definitivamente -como dice Charroux al principio- esta es una historia a medio camino entre la leyenda y la ciencia fantástica que bien vale la pena haber sacado del olvido.

Saludos.