8/29/2020

Cambios en el carácter espiritual de la humanidad (Una vacuna contra el Alma) por Rudolf Steiner

Hace algunos años encontré un ciclo de conferencia de Rudolf Steiner donde hablaba de un futuro donde se inventaría una vacuna que desconectaría al hombre de su conciencia. Hoy el tema de las vacunas, gracias a nuestro maligno Bill Gates, está de moda, y la vieja conferencia de Steiner parece cobrar más vigencia que nunca. La conferencia no se ha traducido al español, por lo que no existen libros que hablen al respecto. Buscando encontré la web La Cocinera de Matrix VK, quienes la tienen traducida y compartiendo a los lectores. La conferencia pertenece a un ciclo llamado "Fall of the Spirits of Darkness", de la cual ofrecemos la quinta lectura (de catorce) que habla del tema que nos convoca. Desde la web rsarchive.org pueden acceder a las 14 CONFERENCIAS en íngles para vuestra lectura, y estan invitados a compartir su traducción con nosotros si se animan.

Agradecemos a La Cocinera de Matrix VF por el texto y los invitamos a visitar su web.

Al final comparto un vídeo con el tema de las vacunas segun Steiner.

Cambios en el carácter espiritual de la humanidad

( GA177c5) Conferencia por Rudolf Steiner Dornach, 7 de octubre de 1917
Del ciclo "La caída de los espíritus en la Oscuridad" (Quinta conferencia)


La constitución espiritual es tal que hoy estamos conociendo verdades y percepciones graves y significativas, como ya han visto ustedes. He tenido que enfatizar que las ideas que la humanidad actualmente considera aceptables ya no serán adecuadas para el futuro. Pero debemos conocer las razones por las cuales tales ideas no son adecuadas, si queremos conectarnos con toda seriedad y dignidad con los impulsos que realmente deben darse para la evolución futura de la humanidad. Lo que quiero decir hoy tal vez se entienda mejor si empiezo volviendo al cuarto período posterior a la Atlántida. Como saben, esto comenzó en el siglo VIII antes del Misterio de Gólgota y terminó en el siglo XV después del Misterio de Gólgota cuando los seres humanos se relacionaban esencialmente con el medio ambiente, con el mundo exterior, de una manera muy diferente a la forma en que nosotros ineludiblemente debemos hacerlo. A menudo he recalcado que la evolución humana debe tomarse en serio. Las almas cambian mucho más de lo que creemos, y es parte de la pura pereza mental moderna pensar que la vida interior era igual en la antigua Grecia, digamos, a como lo es hoy. Hoy solo consideraré un aspecto de esto: la relación con el mundo que nos rodea.

Los pensadores perezosos dirán: los griegos y los romanos percibieron el mundo que les rodeaba como nosotros también percibimos el mundo que nos rodea; No hay diferencia apreciable. Oh, pero hay una diferencia apreciable. En realidad, es cierto que hoy, al comienzo del quinto período post-Atlante, la gente percibe el mundo que los rodea, en la medida en que es perceptible para los sentidos, de una manera bastante diferente a la de los antiguos griegos, por ejemplo. Los griegos también veían colores y oían sonidos; pero todavía veían entidades espirituales a través de los colores. No se limitaron a pensar en entidades espirituales, porque allí se dieron a conocer a través de los colores.

En mi libro Enigmas del Alma[i] traté de convertir esta peculiaridad de los griegos en un hilo que recorre todo el libro. La gente moderna piensa en pensamientos. Los griegos no pensaban los pensamientos en el mismo grado; veían los pensamientos que les llegaban del mundo que percibían a su alrededor. En lugar de ser simplemente azul o rojo, el azul y el rojo en el mundo a su alrededor les expresaron los pensamientos que luego pensarían. Esto creaba una relación íntima con el mundo. También creaba un sentimiento intenso de estar conectado con un entorno que tenía cualidades espirituales. La naturaleza de la constitución humana era totalmente diferente en el cuarto período posterior a la Atlántida y, por lo tanto, las percepciones fueron diferentes. En la evolución de la Tierra actual, se debe hacer una distinción entre las épocas principales, una descripción general de las cuales se da en Ciencia Oculta: primera y segunda edad, edad Lemuriana, edad Atlante, nuestra propia era postatlante y dos que seguirán. Podemos decir que durante la época atlante, tanto la Tierra como la humanidad habían alcanzado su punto medio. Hasta entonces todo era crecimiento y desarrollo. En cierto sentido, este no ha sido el caso desde la era atlante. Ciertamente ya no es el caso de la Tierra. Cuando caminamos hoy por el suelo —lo he mencionado en varias ocasiones— estamos caminando sobre algo que se está desmoronando; ya no es algo que está creciendo, como lo fue en los primeros tiempos.

Antes y hasta mediados de la época atlante, la Tierra era mucho más un organismo en crecimiento y brote. Entonces, podríamos decir que comenzó a desarrollar grietas y fisuras; y fue solo entonces que se desarrollaron las rocas de hoy, con sus grietas y fisuras. Esto es algo conocido no solo en la antroposofía. Ustedes encontraran una excelente descripción de la ruptura, de la destrucción de nuestra Tierra actual en el destacado trabajo científico de Eduard Suess, La faz de la Tierra[ii]. Usando amplias pinceladas, presenta la conformación exterior de la Tierra hoy, su faz, por así decirlo, al delinear las propiedades de los minerales, las rocas y las diferentes formaciones que se encuentran tanto en la Tierra como en las propiedades de las formas de vida orgánicas en el reino de la Tierra. Basándose enteramente en hechos científicos, Suess llega a la conclusión de que la Tierra se está deteriorando y desmoronando.

Esto, sin embargo, esto también es cierto para todas las criaturas físicas que habitan la Tierra. Están en la curva descendente de la evolución y lo van estando, esencialmente, desde la mitad de la época atlante. Sin embargo, la evolución va en oleadas y es posible decir que en el cuarto período post-Atlante, la civilización griega y romana, eran una especie de recapitulación de lo que existió en la época atlante. Hasta la época de la antigua Grecia, por lo tanto, no era tan evidente que la humanidad estaba en la curva descendente de la evolución. Una característica de la antigua Grecia era que la vida interior aún estaba en completa armonía con el desarrollo físico; ya he hablado de esto antes. Esa armonía fue, por supuesto, más elevada en la mitad de la época atlante, pero fue recapitulada en la antigua Grecia. La constitución humana total de los antiguos griegos se ha discutido en varias ocasiones, especialmente en nuestra caracterización del arte griego, que sabemos que proviene de impulsos muy diferentes al del arte de períodos posteriores[iii]. Los griegos todavía tenían un sentimiento interno de lo etérico en la forma humana; no necesitaban los modelos que necesitamos hoy, porque sentían la forma dentro de sí mismos. Por lo tanto, podemos decir que, hasta el momento de la antigua Grecia, el cuerpo humano vivo estaba determinado y mantenido por el entorno inmediato. Los seres humanos estaban íntimamente ligados con el espacio que los rodeaba.

Esto cambió con el comienzo de la quinta época post-atlante. Por extraño que parezca, sin embargo, es cierto que decimos: Realmente ya no estamos en este mundo para cuidar de nuestra propia organización. Todavía nos encarnamos, pero ya no para cuidar nuestra propia organización. Esta organización evolucionó hasta la mitad de la época atlante, o hasta la antigüedad griega. Entonces, los cuerpos humanos fueron tan perfectos como pudo ser durante el tiempo que pasaron en la Tierra. No será hasta la época de Nuevo Júpiter que la humanidad alcance un nivel más alto de perfección física. Ahora, estamos realmente aquí para ser parte de una curva descendente de la evolución, para encarnarnos para aprender y experimentar todo tipo de cosas por el mismo hecho de que estamos en cuerpos que están muriendo, cada vez más desmoronados y desapareciendo. Estoy usando términos bastante radicales. Sin embargo, el hecho es que todo lo que desarrollamos internamente y lo que somos internamente ya no formará parte del cuerpo físico externo en la misma medida en que lo hizo en el pasado. La consecuencia de esto será todo tipo de cambios en el desarrollo.

En marzo de este año, una persona muy importante murió en Zúrich — Franz Brentano[iv]. Encontrarán una memoria en mi libro Enigmas del Alma[v], que aparecerá próximamente. El libro tendrá tres partes y un apéndice. En la primera parte estoy discutiendo la relación entre antropología y antroposofía; en la segunda parte, muestro la actitud de los “eruditos” modernos respecto de la antroposofía, dando a Dessoir[vi] como ejemplo; y en la tercera parte, tengo la intención de mostrar cómo la ciencia moderna detuvo a Franz Brentano, un hombre de mente inteligente, que estuvo tan cerca como cualquiera puede llegar a la antroposofía con su psicología. El apéndice da una breve descripción de los aspectos que, en la situación actual, solo se pueden abordar, aunque podría proporcionar el tema para varios volúmenes. Lo he hecho en varios capítulos cortos en el nuevo libro porque los tiempos se están volviendo cada vez más difíciles y la situación no permite un tratamiento más extenso. Con algunas de las cosas que están escritas de esta manera en la actualidad, uno tiene la sensación de que de alguna manera está escribiendo algo de un testamento. Aquellos que son conscientes de todo el peso de los eventos presentes sin duda sabrán lo que quiero decir.

Una de las muchas cosas que ha producido la mente sensible de Franz Brentano es un tratado sobre el genio[vii]. Por extraño que parezca, Brentano en realidad está demostrando que el genio no existe, demostrando una y otra vez que el genio tiene las mismas cualidades e impulsos internos, que la memoria y la capacidad de hacer conexiones son simplemente más flexibles y completas en el caso del genio, etc. Franz Brentano crea una idea de genio que difiere mucho de la idea habitual. Tenemos que admitir que nuestra idea habitual del genio tiende a ser bastante vaga, como todas las ideas estereotipadas que la gente tiene hoy. En términos generales, podemos decir que la caracterización de Brentano del genio no está de acuerdo con la idea del genio tal como ha existido hasta ahora; Sin embargo, está de acuerdo con lo que será el genio en el futuro, ya que no será lo mismo en el futuro.

En el pasado, las personas eran genios porque sus almas aún tenían el poder, a través de la herencia o la educación, de enviar impulsos al cuerpo físico, lo que causaba que las intuiciones, inspiraciones e imaginaciones del genio surgieran inconscientemente. Por lo tanto, el poder del genio estaba disponible cuando el cuerpo aún estaba en ascenso. En el futuro, los cuerpos estarán en decadencia y ese poder ya no estará disponible. Cualquier cosa que se parezca al genio en el futuro surgirá porque los individuos interesados, a quienes también podemos llamar genios, verán con más profundamente el mundo espiritual que les rodea. Por lo tanto, los impulsos no provendrán del aspecto físico inconsciente, sino de una visión más profunda del mundo espiritual. La naturaleza cambiante del genio proporciona una excelente demostración de la ruptura que ha ocurrido entre la evolución del pasado y la evolución del futuro. Podríamos decir que en el pasado el genio surgió del cuerpo, pero en el futuro esto será reemplazado por algo que proviene de la comprensión del reino del espíritu. Una mente sensible a los desarrollos actuales como el de Brentano era consciente de esto, así como Suess, mirando la Tierra, se dio cuenta de que está en proceso de decadencia.

¿Qué hay detrás de todo esto? El hecho de que los seres humanos ahora se relacionan con su entorno de una manera diferente. El espacio que nos rodea ya no nos habla como lo hacia cuando los cuerpos humanos estaban “frescos”, por así decirlo. El mundo que nos rodea es espacial, pero ya no produce el elemento espiritual. Los colores ya no nos hablan como elementos llenos de espíritu, los sonidos ya no revelan el espíritu que está en ellos; se han vuelto sustanciales. Y la naturaleza humana se ha vuelto más interior. Es extraño decir, ¿no es así, que los seres humanos superficiales del tiempo presente, de verdad, se han vuelto más internos? Por otro lado, se puede decir que los seres humanos de hoy son superficiales porque en su encarnación actual, su constitución interna es tal que simplemente no pueden alcanzar su propio ser interior. No se dan cuenta de su naturaleza interior; no obtienen el poder de conocerse a sí mismos; no descubren lo que realmente son.

Alguien que ve el mundo con el ojo del espíritu ve a muchas personas hoy en día que simplemente no son ellas mismas. Los cuerpos caminan alrededor, y el alma no está completamente dentro de ellos. ¿Por qué? Porque ya no es tarea del alma entrar plenamente en el cuerpo, que está empezando a desmoronarse; en cambio, la tarea del alma es prepararse para lo que sucederá en Júpiter. Nuestras almas aún están haciendo preparativos para el futuro.

Esta es la situación que debemos penetrar con una mente perceptiva. Estamos totalmente constituidos para escuchar las palabras de un espíritu cósmico: “Mi reino no es de este mundo”. Pero pasará mucho tiempo antes de que los seres humanos estén preparados para captar esta verdad. Sin embargo, a pesar de nuestra superficialidad exterior, somos realmente menos y menos de este mundo. Esto, sin embargo, no debe confundirse con otra cosa. La gente bien podría creer que ahora podrían caminar como los seguidores de Nietzsche que se llamaban a sí mismos “bestias leonadas”, diciendo: Estamos en el mundo del espíritu; No pertenecemos al mundo físico. La respuesta a esto debe ser: la parte de ti de la cual tienes conocimiento pertenece al mundo físico; el resto está oculto; está velado.

Sin embargo, tenemos la tarea de utilizar todos nuestros poderes de percepción y toda nuestra fuerza interior para tomar conciencia del elemento esencial en nosotros que ya no puede entregarse completamente al cuerpo ni penetrar en su totalidad en el cuerpo. Debemos vernos a nosotros mismos como candidatos para la era de Nuevo Júpiter. Sin embargo, esto solo sucederá gradualmente. Por el momento, los seres humanos aún continúan en lo que reciben de su entorno. Significa que continúan en algo que está por debajo de ellos. Con cada encarnación, nos retiramos cada vez más del cuerpo, de modo que, hasta cierto punto, estamos flotando sobre él.

Si este no fuera el caso, y la gente tuviera que depender enteramente de ser como los antiguos griegos, las perspectivas de un mayor desarrollo de la humanidad serían realmente desastrosas. Por extraño que parezca, una investigación concienzuda y oculta dirigida a penetrar en las leyes de la evolución humana revela una verdad que bien puede causar consternación a primera vista. Muestra que, en un tiempo no tan lejano, posiblemente tan pronto como en el séptimo milenio, todas las mujeres en la Tierra serán infértiles. El marchitamiento y el desmoronamiento de los cuerpos humanos llegará tan lejos que esto sucederá. Solo piensen: si las relaciones que solo pueden llegar a ser propias entre la vida interior y el cuerpo físico continúan sin cambios, la gente ya no encontrará nada que hacer en la Tierra. El hecho es que las mujeres ya no podrán tener hijos, incluso antes de que la Tierra haya atravesado todas sus etapas. Por lo tanto, los seres humanos tienen que encontrar una forma diferente de relacionarse con la existencia terrenal. Las etapas finales de la evolución de la Tierra harán que sea necesario que lo hagan sin cuerpo físico y, sin embargo, estén presentes en la Tierra. La existencia guarda más misterios de lo que la gente quisiera pensar cuando se basan en las ideas primitivas de la ciencia moderna.

Hubo un sentimiento instintivo de esto en el crepúsculo de la cuarta y al alba de la quinta, época postatlante. Entonces se dijeron cosas que se relacionan con el desarrollo de nuestra época. Sin embargo, no se podían entender y la gente a menudo ni siquiera entendía correctamente la naturaleza humana. Piensen en la aparentemente brutal enseñanza de San Agustín, por ejemplo, y también de Calvino, que algunas personas estaban destinadas a ser bendecidas, otras a ser condenadas, otras a ser buenas y otras a ser malas. Tal fue la doctrina. Parece brutal. Sin embargo, vistas en la luz correcta, tales doctrinas no parecen del todo equivocadas. Muchas cosas que parecen estar mal también son, en cierta medida, relativamente correctas. El conocimiento de la naturaleza humana en la época de San Agustín y en los siglos que siguieron no se relacionaba realmente con la mente y el espíritu humano —como saben, se decretó que el espíritu humano no existía en el Concilio de Constantinopla— sino con el ser humano que camina por la Tierra. Déjenme que intente y exponga lo más claramente posible de qué se trata realmente.

Pueden encontrarse con una persona y luego con otra, y en los términos de San Agustín podríamos decir: esta persona está destinada al bien y la otra al mal. Pero solo el cuerpo físico exterior, no la personalidad individual. Esta última ni siquiera fue discutida en los días de Agustín. Si tienen un número de personas, pueden decir —pues solo ha llegado a tener un significado en tiempos más recientes y no habría tenido ningún significado en la época de los antiguos griegos— estas son almas humanas; Ellas, por supuesto, forman sus propios destinos. Los impulsos no vienen de la predestinación. Pero moran en cuerpos destinados al bien o al mal.

A medida que progresa la evolución de la Tierra, los seres humanos serán cada vez menos capaces de desarrollar sus almas paralelas a sus cuerpos. ¿Por qué, entonces, no debería ser posible para un individuo encarnar en un cuerpo, cuya constitución entera lo destina al mal? El individuo todavía puede ser bueno dentro de ese cuerpo, porque la conexión con lo físico se ha vuelto menos estrecha. Esta, entonces, es otra verdad incómoda, pero una verdad que debemos hacer nuestra. En resumen, los seres humanos se están interiorizando cada vez más y debemos con seriedad percibir que durante las épocas finales de la evolución de la Tierra se irán retirando del cuerpo físico externo. Sin embargo, se necesitará la realidad brutal de los hechos para que los seres humanos acepten estas cosas, y esto solo puede ser gradual, como he dicho en varias ocasiones. Los hechos los obligarán a saber estas cosas.

Mirando la forma en que las personas aparecen en el exterior hoy, obtenemos una imagen. Mirando la forma en que no aparecen inmediatamente en el exterior obtenemos otra imagen. Hoy en día, las dos imágenes ya no están completamente de acuerdo, y estarán en desacuerdo cada vez más con el tiempo. Es realmente necesario que las personas hoy en día no confíen completamente en las apariencias externas si quieren formarse una idea; tienen que basar sus ideas en las cosas que fluyen de los seres humanos desde su espíritu.

En el futuro, ideas como éstas serán particularmente vitales en todo lo relacionado con la política, las ciencias sociales, etc., y especialmente también en la esfera de la educación. Las ideas que vienen del mundo natural y no del mundo espiritual ya no pueden satisfacer adecuadamente las necesidades humanas. De ahí las inadecuadas teorías políticas y sociales que tenemos hoy. La gente quiere basar su juicio solo en su entorno físico; no quieren ser inspirados por nada de naturaleza espiritual. Esta es la razón por la cual sus teorías y programas políticos son tan inadecuados. Vivimos en una época en que programas como el que está presentando Woodrow Wilson ya no son apropiados[viii] los tiempos exigen programas mundiales creados a partir de otras profundidades. Se necesitará la ayuda del espíritu para hacer los programas mundiales hoy.

Sin embargo, las personas aún no han llegado al punto en el que realmente pueden ser conscientes de la verdad de todo lo que les acabo de decir. Ellos están entrando pesadamente en recesión. Han sido personas de la quinta época postatlante durante mucho tiempo, pero aun quieren seguir pensando como personas de la cuarta época postatlante. Eso era correcto, era genial y verdaderamente en armonía en los tiempos de los antiguos griegos. Sin embargo, es totalmente erróneo pensar hoy como un antiguo griego. Los griegos recibieron todo lo que necesitaban de su entorno, un entorno que ya no existe en la actualidad.

En muchos aspectos, en primer lugar, se nota una forma de odio o disgusto que surge (el odio es simplemente otro aspecto del miedo) cuando se trata de mirar al ser humano desde dentro. La gente quiere limitarse al aspecto exterior. Y así obtenemos ecos del pasado que no son más que ecos de una época en que los seres humanos no tenían el control total de sus vidas.

Un fenómeno muy interesante, al que les pediría que analicen muy bien, es el siguiente. Imaginen que tenemos un número de personas usando sus cabezas, en una reunión, digamos, de mentes iluminadas que se encuentran todo el tiempo hoy en día. Bueno, el elemento espiritual actual ya se ha separado hasta cierto punto; realmente ya no está enteramente presente en esas cabezas, porque se ha interiorizado. Si hay pensadores presentes en la reunión, incluso pensadores superficiales, las verdaderas cabezas están ocultas de la vista, las personas que están sentadas allí no son conscientes de ello. Y puede ser que tengan encuentros con individuos, con ideas antiguas funcionando como un reloj en esas cabezas físicas visibles. Estas personas no tienen idea de las demandas de nuestro tiempo, pero sus mentes autómatas pueden hacer surgir todo tipo de ecos del pasado. Es interesante que tales cosas sucedan de vez en cuando.

En 1912 se estableció en Londres una ciencia llamada eugenésica[ix]. La gente tiende a usar nombres de alto falutinio para cualquier cosa que sea particularmente estúpida. Las ideas que se encuentran en los eugenésicos realmente provienen de los cerebros de las personas y no de sus almas. ¿Cuáles son los objetivos de esta ciencia? Asegurarse de que en el futuro nazcan solo individuos sanos y no los inferiores; la economía y la antropología deben unir fuerzas para descubrir las leyes según las cuales hombres y mujeres deben unirse de tal manera que se produzca una raza fuerte.

La gente realmente está empezando a pensar de esta manera. El ideal del congreso de Londres, presidido por el hijo de Darwin[x], fue examinar a personas de diferentes clases para ver qué tan grandes eran los cráneos de los ricos comparados con los de los pobres, que tienen menos oportunidades de aprender; hasta dónde llega la sensibilidad entre ricos y pobres; hasta qué punto los ricos pueden resistir el cansancio y qué hasta dónde llegarán los pobres, y así sucesivamente. Quieren obtener información sobre el cuerpo humano de esta manera, lo que en una fecha futura les permitirá establecer exactamente lo siguiente:   Así es como debería verse el hombre. Así es como debe verse la mujer si han de producir el verdadero ser humano del futuro; él debería tener tal capacidad para el cansancio y ella tal capacidad; este tamaño de cráneo para él, y este tamaño a juego para ella, y así sucesivamente.

Esos son los rumores, los rumores naturales, de los cerebros que están vacíos de alma; Ideas retumbantes que tenían realidad en la época atlante. Entonces realmente hubo leyes que permitieron a las personas determinar el tamaño, el crecimiento y todo tipo de cosas mediante el cruzamiento y cosas por el estilo. Era una ciencia que estaba muy extendida en los tiempos atlantes y, como mencioné ayer, muy mal utilizada. La ciencia atlante funcionó sobre la base de relaciones físicas y se sabía que, si un hombre así se unía con una mujer así, —las diferencias entre hombres y mujeres eran mucho mayores en ese momento— el resultado sería tal y tal criatura, y luego se podría producir una variedad diferente, tal como lo hacen los fitoreproductores en la actualidad. Los Misterios pusieron orden en este cruce, donde se relacionaron y reunieron los diferentes elementos, establecieron grupos y retiraron todo lo que tenía que ser retirado de la humanidad. La magia negra más negra se practicaba en los tiempos de la Atlántida, y el orden se creaba estableciendo clases y eliminando estos asuntos del control humano. Este fue uno de los factores que llevaron a las naciones y razas de hoy. El tema de la nación como entidad está surgiendo nuevamente en nuestro tiempo presente; es un eco del cerebro sin alma de los tiempos atlantes. Hoy se habla mucho sobre temas nacionales. Pero es solo el cuerpo el que habla. El espíritu se ha retirado y ya pertenece a un mundo totalmente diferente en la actualidad. Ahí tienen la discrepancia entre la realidad y el discurso sobre el “principio de nacionalidad” que sigue hoy. Esto nunca conducirá a nada bueno; Si la política se basa en temas relacionados con las naciones, que ya no son temas actuales porque el alma pertenece a órdenes y dominios completamente diferentes a los que se expresan en nuestra naturaleza física, esto inevitablemente nos llevará al caos una y otra vez. Todo esto debe ser conocido, y solo puede ser conocido a través de la Antroposofía. Esos rumores en cerebros vacíos de alma son la razón por la cual las ideas de que los seres humanos deben reproducirse sobre la base de ciertas leyes están surgiendo de nuevo.

Otra cosa también revela los rumores de ideas obsoletas, ideas que aún pueden ser activas en cerebros secos que ya no contienen el alma. El alma necesita hacerse fuerte para que la Antroposofía pueda entrar en ella. Entonces la gente hablará de su realidad individual otra vez.

Sin duda han oído hablar de todas las tonterías que tenemos ahora, con todo tipo de personas diferentes que han demostrado ser lo que son a la luz de la psicopatología. Todo lo que necesitan es que alguien escriba un poema decente; El médico le dirá inmediatamente qué enfermedad tiene. Así que tenemos todo tipo de tratados: sobre Viktor Scheffel desde el punto de vista del psiquiatra, sobre Nietzsche desde el punto de vista del psiquiatra y sobre Conrad Ferdinand Meyer desde el punto de vista del psiquiatra[xi]. Leyendo entre líneas, creemos que los autores de estos libros dicen: Lástima que no haya recibido tratamiento a tiempo. Si hubiera recibido tratamiento en el momento adecuado, alguien como Conrad Ferdinand Meyer, por ejemplo, no habría escrito el tipo de cosas que ha escrito, ya que están completamente dentro de su estado de enfermedad.

Es en gran medida en el espíritu de nuestro tiempo que no se presta atención a la creciente interioridad de los seres humanos individuales. A veces, esto debe inevitablemente tener el efecto, especialmente en alguien como Conrad Ferdinand Meyer, del cuerpo físico exterior que muestra signos de enfermedad, de modo que la vida interior pueda alcanzar el nivel espiritual más alto en una obra de arte, bastante independiente del cuerpo físico[xii].

No estoy trayendo estas cosas para criticarlas. Desde el punto de vista puramente médico, son, por supuesto, correctas; No hay nada que decir contra ellas. Es igualmente posible hacer otra cosa desde un punto de vista puramente médico. Pueden tomar los evangelios y mostrar, a partir de varias cosas, que Jesucristo, ese extraño individuo, existió porque algunos elementos patológicos muy específicos se habían unido. Tal libro, de hecho, ha sido escrito, y cualquiera puede leerlo[xiii]. Otro libro muestra que todo lo que vino del individuo llamado Jesús solo pudo provenir de este individuo porque padecía una enfermedad en particular.

Debemos penetrar todas estas cosas con nuestro entendimiento si queremos entrar en la evolución actual. Especialmente quiero hablar sobre el tema de la educación en este contexto, para mostrarles que el crecimiento de los niños hoy en día no se puede considerar de una manera que se enfoque solo en las cosas que llegan a la expresión externa. Si lo hiciéramos, nuestros esfuerzos en la educación a veces simplemente fallarían en alcanzar el elemento que ahora se está volviendo cada vez más interno. Tales cosas no se toman debidamente en cuenta hoy, y es por eso que hay tan poca comprensión y tanto filisteísmo. En algunos aspectos, el filisteísmo es lo opuesto a una verdadera comprensión de la naturaleza humana, ya que a los filisteos siempre les gusta atenerse a la norma. Cualquier cosa que no concuerde con esto se considera anormal. Pero esto no nos ayudará a comprender el mundo que nos rodea y, sobre todo, a otros seres humanos. Una de las cosas que debemos alentar en nuestra Sociedad Antroposófica es aprender a comprender a los seres humanos para que podamos prestar la debida atención a la naturaleza individual de los demás. Los individuos difieren mucho más entre sí de lo que uno piensa, ya que el alma humana ya no se relaciona completamente con el cuerpo y esto hace que los seres humanos sean muy complejos hoy en día.

Esto, por supuesto, tiene otras consecuencias, aunque el asunto se trata de manera bastante torpe hoy; debemos esperar que la antroposofía ayude a las personas a volverse menos torpes al respecto. Simplemente consideren, en la antigua Grecia, el cuerpo estaba henchido de alma, y estaban en armonía. Hoy este no es el caso, porque los cuerpos están parcialmente vacíos. No estoy diciendo nada despectivo sobre las cabezas vacías; permanecerán vacías como parte de la evolución. En realidad, sin embargo, nada queda vacío en este mundo. Las cabezas están simplemente vacías de algo que estaba destinado a llenarlas en otro momento. Nada está completamente vacío.

Con el alma humana retirándose cada vez más del cuerpo, el cuerpo está cada vez más en peligro de ser llenado con otra cosa. Y si los seres humanos no están preparados para tomar impulsos que solo pueden provenir del conocimiento espiritual, el cuerpo se llenará de poderes demoníacos. La humanidad se enfrenta a un destino donde el cuerpo puede estar lleno de poderes demoníacos ahrimánicos. Así que debemos agregar a lo que dije ayer sobre el desarrollo futuro: habrá personas en el futuro que serán Tom, Dick y Harry en la vida ordinaria, que es algo determinado por las circunstancias sociales, pero sus cuerpos estarán vacíos hasta tal punto que un poderoso espíritu ahrimánico puede vivir en ellos. Uno se encontrará con demonios ahrimánicos. Los seres humanos no serán lo que parecen ser. La persona individual estará en el fondo y, por fuera, se obtendrá una imagen totalmente diferente.

Esto muestra la complejidad de la vida por venir. Es razonable decir que habrá situaciones en el futuro en las que será difícil saber con quién se está tratando. El anhelo de Ricarda Huch por el diablo realmente surge de lo que vendrá en el futuro. Las instituciones e ideas, especialmente las ideas sociales que las personas tienen hoy, son abstractas y burdas; son torpes frente a las complejidades que están por delante. Y debido a que las personas no pueden tener ideas o conceptos sobre la verdadera naturaleza de las cosas, se están deslizando cada vez más profundamente en el caos: los eventos de la guerra lo dejan muy claro. El caos está surgiendo porque la realidad ha cambiado; la realidad se está volviendo más completa y rica de lo que las personas pueden pensar o crear en sus cabezas. Y tendremos que tener claro en nuestras mentes que nos enfrentamos a una elección: seguir batiéndonos mutuamente, disparándonos unos a otros, como lo hacemos ahora, porque no sabemos cómo poner orden en el mundo o, comenzar a desarrollar conceptos e ideas que coincidan con la complejidad de la situación.

Debe existir un movimiento espiritual donde las personas busquen desarrollar conceptos que se adapten a la situación real. Habrá un gran número de personas en el futuro que quieran atenerse a los ecos del pasado: hoy todavía están en minoría. Sus conceptos, ideas y acciones se basarán en el mundo exterior que los rodea y en el hecho de que sus cuerpos se están llenando con el espíritu ahrimánico que quiere que formen tales ideas. No debemos engañarnos a nosotros mismos, porque nos enfrentamos a un movimiento bastante específico. En el Concilio de Constantinopla se decretó que el espíritu no existía; se dijo dogmáticamente que el ser humano consistía solo de cuerpo y alma, y era una herejía hablar de un espíritu humano. De la misma manera se intentará decretar el alma, la vida interior, como inexistente.

Llegará el momento —y puede que no esté muy lejos— cuando se presenten tendencias muy diferentes en un congreso como el que se celebró en 1912 y la gente dirá: es patológico que la gente piense incluso en términos de espíritu y alma. La gente “sana” no hablará de nada más que del cuerpo. Se considerará un signo de enfermedad el que cualquiera pueda llegar a la idea de algo como un espíritu o un alma. Las personas que piensen así se considerarán enfermas y pueden estar seguros de que se encontrará un medicamento para eso. En Constantinopla el espíritu se hizo inexistente. El alma se hará inexistente con la ayuda de una droga. Teniendo un “sonado punto de vista”, la gente inventará una vacuna para influir en el organismo lo antes posible, preferiblemente tan pronto como nazca, de modo que este cuerpo humano ni siquiera tenga la idea de que hay un alma y un espíritu.

c5f1

Las dos filosofías de la vida estarán en completa oposición. Un movimiento deberá reflejar cómo se pueden desarrollar los conceptos e ideas para satisfacer la realidad del alma y el espíritu. Los otros, los herederos del materialismo moderno, buscarán la vacuna para hacer que el cuerpo esté “sano”, es decir, hacer que su constitución sea tal que este cuerpo ya no habla de basura como el alma y el espíritu, sino que tiene una visión “sensata” de las fuerzas que viven en la ingeniería y en la química y dejar que los planetas y los soles surjan de las nebulosas en el cosmos. A los médicos materialistas se les pedirá que expulsen a las almas de la humanidad.

Las personas que piensan que las ideas lúdicas les ayudarán a mirar hacia el futuro están muy equivocadas. Necesitamos ideas serias y profundas para mirar hacia el futuro. La antroposofía no es un juego, ni solo una teoría; es una tarea que debe encararse en aras de la evolución humana.

 
Texto tomado de la web LA COCINERA DE MATRIX VF
Traducción revisada por Gracia Muñoz en enero de 2019

[i]  Los enigmas del alma. https://www.rsarchive.org/Books/GA021/index.php

[ii] Eduard von Suess (1831–1914), geólogo austríaco nacido en Londres, profesor de geología en Viena de 1875 a 1901. Fue el fundador de la “nueva geología” y miembro de la Cámara Baja en Austria. Su obra más importante, Das Antlitz der Erde, fue traducida al inglés en 1904-1910.

[iii] La mayor conferencia dada por Rudolf Steiner sobre este tema fue en Dornach el 24 de enero de 1917. Esta conferencia, titulada ‘Griechische und Roemische Plastik – Renaissance-Plastik’ (escultura griega y romana – escultura renacentista), ha sido publicada en Kunstgeschichte als Abbild innerer geistiger Impulse, GA 292. Todavía no se ha traducido al inglés.

[iv] 4. Franz Brentano (1838–1917), sacerdote católico que abandonó el sacerdocio en 1873. Profesor de filosofía en Wurzburg 1872–1880, profesor titular de la Universidad de Viena 1880–1895.

[v]  Steiner, Rudolf, Riddles of the Soul (ver Nota 1 arriba). Las partes son: antropología y antroposofía; Max Dessoir sobre antroposofía; Franz Brentano, una memoria; Extensiones de contorno.

[vi] Max Dessoir (1867–1947), profesor de filosofía en Berlín.

[vii] Das Genie, conferencia impartida en el salón de la Sociedad de Ingenieros y Arquitectos de Viena, publicada en Leipzig en 1892.

[viii] Woodrow Wilson, ver Nota 2 de la conferencia 1.

[ix] ‘Eugenetics’ o, más comúnmente, ‘eugenics’, un término acuñado por Francis Galton (1822-1911) en una serie de artículos sobre ‘Talento y genio hereditario’ publicados en 1865. El término ahora generalmente solo se usa en sentido aplicado, mientras que la disciplina científica ahora se llama genética.

[x] Leonard Darwin (1850–1943) fue presidente de la Eugenics Education Society de 1911 a 1928; su libro The Need for Eugenic Reform fue publicado en 1926.

[xi] Paul Moebius (1853–1907): Goethe, 2 voll, Leipzig 1903; Nietzsche , Leipzig 1904; Schopenhauer , Leipzig 1904; Ueber Scheffels Krankheit, Halle 1907.

[xii] La edición alemana de 1941 tiene las siguientes oraciones adicionales en este punto: es fácil ver por qué la gente no tiene en mente estas cosas hoy en día, siendo tan frecuente el materialismo. Sin embargo, tienen que decirse porque son realidades. El futuro mostrará que todos los esfuerzos que no surgen del Espíritu no serán para bien, sino que cada vez más conducirán al caos. Estos son hechos que deben tenerse en cuenta.

El registro abreviado no incluye estas oraciones y se supone que entraron en la edición anterior por accidente.

[xiii] De Loosten (Dr. Georg Lomer), Jesús Christus vom Standpunkte des Psychiaters, Bamberg 1905. También, Emil Rasmussen, Jesús. Eine vergleichende psychopathologische Studie, Leipzig 1905.

 


Fall of the Spirits of Darkness

No hay comentarios:

Publicar un comentario