8/12/2020

Marte, ¿la nueva Arca de Noé? por HercoBlog

 (Artículo aparecido en HercoBlog, 22 de julio del 2020)

Cuando se compara la exploración de la Luna con la de Marte, llama la atención la ingente cantidad de recursos que se están gastando en esta última desde hace muchos años. Desde el final de las misiones norteamericanas Apollo, hace ya 45 años, solo se han lanzado orbitadores e impactadores lunares por varios países, con la excepción de China, que lanzó su ambicioso programa lunar en 2007 colocando dos rover en la superficie de la Luna, el último de los cuales, Yutu-2, sigue aún activo. 
 
Rover Yutu-2. Crédito: Universe Today
 
La exploración de Marte comenzó en la década de 1960 con las sondas Mariners, siguió en la década de 1970 con las Vikings (ambas de EE.UU.). En 1971 y 1973 el programa ruso Mars consiguió hacer descender tres módulos de investigación en la superficie de Marte, aunque todos ellos dejaron de funcionar al poco tiempo. En 1976 Estados Unidos hace descender en el planeta las sondas Viking 1 y Viking 2 que consiguen transmitir fotografías de la superficie desde las planicies de Chryse y Utopía.

En 1997 llega a Marte la Mars Pathfinder (EE.UU.) que desciende en Aris Valley llevando el rover Sojourner; principalmente es un vehículo para pruebas de tecnologías nuevas. Su exploración de la superficie dura 2 meses y en el proceso es televisado a millones de personas. En este siglo XXI se han lanzado 10 naves a Marte y 3 rovers que han estado investigando sus superficie: Spirit, Opportunity y MSL. A los países habituales en la exploración de Marte (EE.UU., Rusia, Inglaterra, Unión Europea y Japón) se han unido últimamente la India y Emiratos Árabes Unidos (EAU). 
 
Lanzamiento sonda HOPE (EAU), 20/07/2020. Crédito:EP
 
Aparece Elon Musk
La lenta y progresiva exploración de Marte se ha visto sacudida por la llegada de Elon Musk,
magnate sudafricano, cofundador de de PayPal, Tesla Motors, SpaceX, Hyperloop, SolarCity, The Boring Company, Neuralink, y OpenAI, cuya fortuna personal se estima que era, en febrero 2020, de unos 43.300 millones de USD.

El objetivo de su empresa SpaceX es, tal como ha declarado él mismo, establecer una civilización humana auto-sostenible en Marte con no menos de 1 millón de habitantes en un plazo de 50 a 100 años. El medio para ello es la nave StarShip, un enorme cohete capaz de albergar 100 personas en su interior, que actualmente está en desarrollo.

¿Y por qué llevar 100 personas en una misma misión? Hay estudios científicos [1] que establecen en 110 el número mínimo de personas para hacer viable la supervivencia y la auto-sostenibilidad de una colonia humana en Marte.
Nave Starship, SpaceX.
 
¿Marte en el 2024?
SpaceX pretende lanzar su primera misión de carga a Marte en 2022 y enviar seres humanos hacia el planeta rojo dos años después de esa primera misión. Así lo explicó el propio Musk en el 68º Congreso Astronáutico Internacional (IAC) en Adelaida, Australia, celebrado el 29/07/2017. Aunque es probable que estos plazos se puedan demorar (los tres primeros prototipos de Starship se destruyeron en pruebas estáticas), no cabe duda de que Elon Musk quiere poner un pie en Marte lo más pronto posible.

Este sorprendente plan presenta importantes riesgos. Tanto la tecnología como los procedimientos y sistemas que garanticen la supervivencia de una misión humana en Marte no están probados en un ambiente tan hostil como el de ese planeta. La órbita de Marte es muy elíptica y su distancia a la Tierra varía entre 400-59 millones de km., por tanto los mensajes y comandos enviados por radio tardan en llegar un promedio de 12,5 minutos y otros tantos en volver. Las ventanas de lanzamiento de energía mínima para una expedición marciana ocurren a intervalos de aproximadamente dos años y dos meses. Un viaje Tierra-Marte tarda entre tres y seis meses en realizarse y está sometido a intensas radiaciones cósmicas..

Todo esto quiere decir que, si los primeros exploradores de Marte tienen problemas importantes o una emergencia, no pueden esperar un ayuda inmediata de la Tierra.

El Proyecto Biosfera 2
Un ejemplo de lo complejo y difícil que es establecer una colonia humana auto-suficiente en otro planeta fue el Proyecto Biosfera 2 [2].

En 1991, un grupo de ocho investigadores voluntarios se encerró durante dos años en una estructura de cristal y acero, situada en el desierto de Arizona, dentro de la cual los científicos habían recreado varios ecosistemas del planeta Tierra. El objetivo era comprobar si, en un futuro, los humanos podrían vivir en circunstancias similares en colonias en otros planetas.
 
Complejos Biosfera 2. Crédito: Getty Images
 
Gran parte de la rutina de los ocho participantes, se redujo a labores agrícolas. Debían cultivar sus propios vegetales, recolectar granos del suelo y obtener proteínas de animales de granja y peces criados en estanques de acuicultura. Pero la aventura no acabó como se esperaba.

Los cultivos no crecían al ritmo estimado, la comida empezó a escasear, el oxígeno era insuficiente y la tensión afloró en la convivencia de los participantes. Se tuvieron que introducir alimentos extra y extractores de dióxido de carbono y bombas de oxígeno desde fuera. Al final, el proyecto fracasó en su objetivo inicial.

El escalón olvidado
Lo lógico es que la futura colonización de Marte se base en lo aprendido anteriormente en una colonia lunar. La Luna se encuentra tan solo a 384.400 km de la Tierra, la demora de las señales de radio es de 1,33 segundos (2,66 en total), una nave tardaría 3 días en llegar a la Luna. Se calcula que la Luna tiene 1.600 millones de toneladas de agua helada, una gran riqueza en "tierras raras" (fundamentales en la tecnología moderna y muy escasas en la Tierra) y He-3, un isótopo del Helio necesario para la fusión nuclear. La explotación de estos recursos podría compensar el gasto de establecer una colonia permanente en la Luna. 
 
Base Lunar, con paneles solares y producción de comida. Crédito: ESA
 
La Luna es el escenario ideal para experimentar el desarrollo de un asentamiento humano permanente y auto-suficiente, sin los peligros de Marte, ya que contaría con el asesoramiento y ayuda inmediata de la Tierra. Lógicamente, todos estos procesos de adquisición de conocimientos y desarrollo de la tecnología necesaria llevaría años conseguirlo.

Los planes actuales de la NASA contemplan un nuevo alunizaje en el 2024 y una primera base lunar en el 2028. Como se puede ver, todo muy alejado de los acelerados planes de Elon Musk para Marte.

Extinción masiva, ¿el motivo oculto?
Vistos los grandes inconvenientes y peligros de una apresurada colonización de Marte, ¿por qué esa urgencia por llegar allí?

En 2016, National Geographic estrenó en Netflix la serie, "Marte", un docudrama mitad realidad y mitad ficción que narra el viaje de una tripulación que se embarca en una misión en 2033 para colonizar el planeta rojo. A lo largo de la narración se intercalan entrevistas con expertos, científicos y empresarios, entre los que se encuentra Elon Musk y su empresa SpaceX.

Veamos lo que se dice en dos secuencias del primer capítulo de esta serie:
 
 
 
Así pues, parece que el temor a una posible extinción de la humanidad a no muy largo plazo está detrás del proyecto de SpaceX para Marte. Esto plantea, a su vez, un inquietante interrogante.

La comunidad científica ya considera seriamente la posibilidad  de que la vida en la Tierra pueda ser aniquilada por el impacto de un enorme asteroide/cometa, como lo muestra las periódicas extinciones masivas de seres vivos en el pasado y los 800 asteroides con más de 1 km de diámetro que orbitan las cercanías de nuestro planeta.

Si este fuera el caso, entonces la colonización de la Luna sería de la máxima urgencia, por la rapidez y relativa facilidad en realizarse, tal como hemos visto anteriormente. Allí, la raza humana puede sobrevivir a ese impacto devastador porque solo afectaría a la Tierra, la Luna estaría a salvo.

Como es evidente que no se está actuando así, cabe preguntarse entonces si el supuesto cataclismo que se espera afectaría al sistema Tierra-Luna. Entonces, sí tiene sentido esa urgencia por llegar a Marte cuanto antes. ¿Y qué podría afectar tanto a la Tierra como a la Luna? Por ejemplo, el acercamiento a la Tierra de un gigantesco planeta (¿Hercólubus?), cuyo potente campo gravitatorio afectaría a ambos cuerpos. Solo en Marte estaríamos a salvo.

Curiosamente, de nuevo vemos cómo la alerta que da V.M. Rabolú en su libro "Hercólubus o Planeta Rojo" es algo más que posible, cada vez más se acerca a una inquietante realidad.


[1]Minimum Number of Settlers for Survival on Another Planet, Salotti, J.M. Nature, Scientific Reports, 9700. 16/06/2020.
[3]Ver primer capítulo de "Marte" online: https://www.dailymotion.com/video/x75qm0c

4 comentarios:

  1. Buena reseña y buena pagina la de https://hercolubus-planetarojo.blogspot.com/, sin duda hay mucho más de lo que nos cuentan. Leí hace poco que los astronautas que irán a Marte tendrán modificaciones en su ADN para que soporten el viaje y la estadía. Algo que sin duda coinciden con lo que se habla del Transhumanismo y lo que el mismo Bill Gates dice de sus vacunas "que deberán modificar el adn humano".
    Todo muy espeluznante.

    Mister Zen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante los que dices mister Zen, distintos caminos nos llevan al mismo resultado:
      https://cosmicsapiens.com/marte-para-colonizarlo-debemos-modificar-nuestro-adn/

      Eliminar
  2. Parece que la Élite ha descartado nuestro planeta Tierra para vivir en él a medio/largo plazo. En vez de luchar para paliar o detener el cambio climático que nos destruirá a todos, se gastan enormes sumas de dinero para crear una colonia humana en Marte "lo más pronto posible", como dice Elon Musk.
    La NASA planea gastar 500.000 millones de dólares en las primeras fases de la colonización de Marte, Elon Musk "sólo" tiene 43.000 millones de fortuna personal, así que detrás de él deben haber inversores con una ilimitada capacidad financiera.
    Por último, ¿quiénes piensan ustedes que van a formar parte de esa futura humanidad en Marte?
    Saludos
    H.R.

    ResponderEliminar
  3. Sin duda la élite y los que ellos consideren imprescindibles.Me pregunto, ¿les resultará el plan?
    Saludos.

    ResponderEliminar