Así lo dice la reciente resolución del Parlamento Europeo nº 2361 (2021), que se dictó el 27 de enero de 2021, en el apartado 7:

7.3 con respecto a asegurar una alta aceptación de la vacuna:
     7.3.1 asegurarse de que los ciudadanos estén informados de que la vacunación NO es obligatoria y de que nadie sea presionado política, social o de otro modo para que se vacune, si no lo desea;
     7.3.2 velar por que nadie sea discriminado por no haber sido vacunado, por posibles riesgos para la salud o por no querer ser vacunado;
.../...
    7.3.4 distribuir información transparente sobre la seguridad y los posibles efectos secundarios de las vacunas, trabajando con las plataformas de redes sociales y regulándolas para evitar la propagación de información errónea;
    7.3.5 comunicar de forma transparente el contenido de los contratos con los productores de vacunas y ponerlos a disposición del público para el escrutinio parlamentario y público.

¿Qué harán ahora todos los gobiernos que ya estaban preparando campos de concentración para los que no se querían vacunar?

Ver resolución (en inglés): Covid-19 vaccines: ethical, legal and practical considerations
Descargar PDF