Un pastor de una iglesia de Calgary (Canadá) expulsa a policías que querían intimidarle e interrumpir la celebración de la Pascua cristiana con la mentira del Covid-19 y sin una orden judicial.