El pasaporte de vacunación, que ya están implantando por todos lados, no da libertad a nadie, al revés, es un instrumento de control poblacional. Es una trampa mortal, pues quien cae en ella ya no podrá salir jamás, como nos explica el Dr. Michael Yeadon, ex presidente de Pfizer. 


Crédito: El Investigador
DESCARGAR VÍDEO