Ya hemos publicado varios post con documentación y testimonios científicos que demuestran que el virus SARS-CoV 2 no existe. Pero conviene recordar, de vez en cuando, que toda esta tragedia que estamos sufriendo con la plandemia Covid-19 no tiene ninguna base. Veamos la declaración pública que han hecho al respecto el Dr. Andrew Kauffman, el Dr. Thomas Cowan y Sally Fallon Morell, M.A.

Declaración Sobre Aislamiento de Virus (SOVI)

Aislamiento: La acción de aislar; el hecho o la condición de estar aislado o estar solo; separación de otras cosas o personas; soledad.
- Diccionario de ingles Oxford

Continúa la controversia sobre si el virus SARS-CoV-2 se ha aislado o purificado alguna vez. Sin embargo, utilizando la definición anterior, el sentido común, las leyes de la lógica y los dictados de la ciencia, cualquier persona imparcial debe llegar a la conclusión de que el virus SARS-CoV-2 nunca ha sido aislado o purificado. Como resultado, no se puede encontrar ninguna confirmación de la existencia del virus. 

Las consecuencias lógicas, de sentido común y científicas de este hecho son:

  • no se puede conocer la estructura y composición de algo que no se muestre que existe, incluida la presencia, estructura y función de cualquier pico hipotético u otras proteínas;
  • no se puede conocer la secuencia genética de algo que nunca se ha encontrado;
  • no se pueden conocer las “variantes” de algo que no se ha demostrado que exista;
  • es imposible demostrar que el SARS-CoV-2 cause una enfermedad llamada Covid-19.
En términos lo más concisos posible, esta es la forma correcta de aislar, caracterizar y demostrar un nuevo virus: Primero, se toman muestras (sangre, esputo, secreciones) de muchas personas (por ejemplo, 500) con síntomas que sean lo suficientemente únicos y específicos como para caracterizar una enfermedad. Sin mezclar estas muestras con NINGÚN tejido o producto que también contenga material genético, el virólogo macera, filtra y ultra-centrífuga, es decir, purifica la muestra. 

Esta técnica de virología común, realizada durante décadas para aislar bacteriófagos [1] y los llamados viruses gigantes en todos los laboratorios de virología, permite al virólogo demostrar con microscopía electrónica miles de partículas de tamaño y forma idénticos. Estas partículas son el virus aislado y purificado.

Luego se comprueba la uniformidad de estas partículas idénticas mediante técnicas físicas y / o microscópicas. Una vez que se determina la pureza, las partículas pueden caracterizarse más profundamente. Esto incluiría examinar la estructura, morfología y composición química de las partículas. A continuación, su composición genética se caracteriza por medio de la extracción del material genético directamente de las partículas purificadas y utilizando técnicas de secuenciación genética, como la secuenciación de Sanger, que también existe desde hace décadas. Luego, se hace un análisis para confirmar que estas partículas uniformes son de origen exógeno (externo) como se conceptualiza un virus, y no los productos de descomposición normales de los tejidos muertos y moribundos [2] (Desde mayo de 2020, sabemos que los virólogos no han tenido forma de determinar si las partículas que están viendo son viruses o simplemente productos de descomposición normales de tejidos muertos y moribundos) [3].

Si hemos llegado hasta aquí, entonces hemos aislado, caracterizado y secuenciado genéticamente por completo una partícula de virus exógena. Sin embargo, todavía tenemos que demostrar que está relacionado causalmente con una enfermedad. Esto se lleva a cabo exponiendo a un grupo de sujetos sanos (generalmente se utilizan animales) a este virus aislado y purificado de la manera en que se cree que se transmite la enfermedad. Si los animales se enferman con la misma enfermedad, como lo confirman los hallazgos clínicos y de la autopsia, ahora se habrá demostrado que el virus en realidad causa una enfermedad. Esto demuestra la no efectividad y la transmisión de un agente infeccioso.

Ninguno de estos pasos se ha intentado ni siquiera con el virus SARS-CoV-2, ni todos estos pasos se han realizado con éxito para ninguno de los denominados virus patógenos. Nuestra investigación indica que no existe un solo estudio que muestre estos pasos en la literatura médica.

En cambio, desde 1954, los virólogos han tomado muestras sin purificar de relativamente pocas personas, a menudo menos de diez, con una enfermedad similar. Después procesan mínimamente esta muestra e inoculan esta muestra sin purificar en un cultivo de tejidos que generalmente contiene otros cuatro a seis tipos de material — todos los cuales contienen material genético idéntico al que se denomina “virus”. El cultivo de tejidos se muere de hambre y se envenena y, naturalmente, se desintegra en muchos tipos de partículas, algunas de las cuales contienen material genético. Contra todo sentido común, lógica, uso del idioma inglés e integridad científica, este proceso se llama “aislamiento de virus”. Este brebaje que contiene fragmentos de material genético de muchas fuentes se somete luego a un análisis genético, que luego crea en un proceso de simulación por computadora la supuesta secuencia del presunto virus, el llamado genoma in silico. En ningún momento se confirma un virus real mediante microscopía electrónica. En ningún momento se extrae y secuencia un genoma de un virus real. Esto es un fraude científico.

La observación de que la muestra sin purificar— inoculada en cultivo de tejidos junto con antibióticos tóxicos, tejido fetal bovino, líquido amniótico y otros tejidos— destruye el tejido renal en el que se inocula es dada como la prueba de la existencia y la patogenicidad del virus. Esto es un fraude científico. De ahora en adelante, cuando alguien le entregue un documento que sugiera que se ha aislado el virus SARS-CoV-2, consulte las secciones de métodos. Si los investigadores utilizaron células Vero o cualquier otro método de cultivo, sabrá que su proceso no fue de aislamiento. Escuchará las siguientes excusas de por qué no se realiza el aislamiento real:

1.- No se encontraron suficientes partículas de virus en muestras de pacientes para analizar.
2.- Los virus son parásitos intracelulares; no se pueden encontrar fuera de la célula de esta manera.

Si el número 1 es correcto y no podemos encontrar el virus en el esputo de las personas enfermas, ¿con qué evidencia creemos que el virus es peligroso o incluso letal? Si el número 2 es correcto, ¿Cómo se transmite el virus de persona a persona? Se nos dice que surge de la célula para infectar a otros. Entonces, ¿por qué no es posible encontrarlo?

Finalmente, cuestionar estas técnicas y conclusiones de virología no es una distracción o una cuestión divisoria. El que brille la luz sobre esta verdad es fundamental para detener este terrible fraude al que se enfrenta la humanidad. Porque, como sabemos ahora, si el virus nunca ha sido aislado, secuenciado o demostrado que causa enfermedad, si el virus es imaginario, entonces ¿por qué usamos máscaras, distanciamiento social y encarcelando al mundo entero?

Por último, si los virus patógenos no existen, ¿Qué entra en esos dispositivos inyectables denominados erróneamente como “vacunas” y cuál es su propósito? Esta cuestión científica es la más urgente y relevante de nuestro tiempo.

Estamos en lo correcto. El virus SARS-CoV2 no existe.


REFERENCIAS
[1] "Isolation, characterization and analysis of bacteriophages from the haloalkaline lake Elmenteita", KenyaJuliah Khayeli Akhwale et al, PLOS One, Published: April 25, 2019. https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0215734 — accessed 2/15/21
[2] Extracellular Vesicles Derived From Apoptotic Cells: An Essential Link Between Death and Regeneration,” Maojiao Li1 et al, Frontiers in Cell and Developmental Biology, 2020 October 2. https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fcell.2020.573511/full — accessed 2/15/21
[3]The Role of Extracellular Vesicles as Allies of HIV, HCV and SARS Viruses,” Flavia Giannessi, et al, Viruses, 2020 May

DESCARGAR PDF