Mientras que el Presidente del Perú, Francisco Sagasti, alababa públicamente las bondades de la vacuna china Covid-19, Sinovac, han muerto 20 médicos peruanos que habían sido vacunados con las dos dosis de dicha vacuna. Paradójicamente, el Colegio Médico del Perú le pedía al Ministro de Salud una tercera dosis para el personal médico de primera línea.