"Los efectos podrían ser devastadores": Deutsche Bank advierte de una "bomba de tiempo" mundial debido al aumento de la inflación

El Nuevo Orden Mundial (NOM) tiene que nacer de entre las ruinas humeantes de la sociedad anterior, de su completa destrucción. La Élite Globalista está empleando diversos medios para conseguirlo: el genocidio masivo con las vacunas Covid-19 (ya hay ~ 1.000 millones de vacunados), el inminente ataque cibernético internacional...y una próxima crisis económica mundial, peor que la del 2008.

Los expertos creen que esta nueva crisis económica puede tener lugar el próximo año 2022, por lo que si coincide con la explosión del síndrome ADE (mejora dependiente de anticuerpos) en los vacunados Covid-19, prevista para este otoño-invierno, y el caos desatado por los ataques hackers contra las plataformas financieras, energéticas y de transporte del mundo entero, podemos tener una "Tormenta Perfecta" de consecuencias apocalípticas.
Les recomendamos que lean y vean detenidamente el siguiente artículo y vídeo.

La inflación es una "bomba de tiempo" mundial que podría conducir en los próximos años a una crisis con efectos "devastadores", aseveran en un nuevo pronóstico economistas del Deutsche Bank, que advierten que centrarse en los estímulos y descartar los temores inflacionistas resultará un error, si no en el corto plazo, sí para 2023 y más allá.

El análisis aborda especialmente la Reserva Federal de EE.UU. y su plan de tolerar una mayor inflación en aras de una recuperación completa e inclusiva tras la pandemia. La institución germana considera que la intención de la Fed de no endurecer su política hasta que la inflación muestre un aumento sostenido tendrá impactos nefastos.

"La consecuencia de la demora será una interrupción de la actividad económica y financiera mayor para cuando la Fed finalmente actúe", sostienen el economista jefe del Deutsche Bank, David Folkerts-Landau, y sus coautores. Los analistas alertan que esto, a su vez, "podría crear una recesión significativa y desencadenar una cadena de dificultades financieras en todo el mundo, particularmente en los mercados emergentes".

Indicadores como los índices de precios para el consumidor en gastos de consumo personal están en EE.UU. muy por encima del límite de inflación de 2 % planteado por la Fed. Sin embargo, los reguladores estadounidenses argumentan que el actual aumento inflacionario es temporal y disminuirá una vez que desaparezcan las interrupciones de suministros y los efectos básicos de los primeros meses de la crisis pandémica del coronavirus, recoge CNBC.

El equipo del afamado banco alemán, por su parte, predice que los agresivos estímulos y otros cambios económicos fundamentales llevarán a una inflación que la Fed no estará preparada para abordar.

"Puede que tarde un año más, hasta 2023, pero la inflación volverá a surgir. Y si bien es admirable que esta paciencia se deba al hecho de que las prioridades de la Fed se estén desplazando hacia objetivos sociales, descuidar la inflación deja a las economías globales sobre una bomba de tiempo", vaticina Folkerts-Landau, para concluir que "los efectos podrían ser devastadores, especialmente para los más vulnerables de la sociedad".
Fuente: RT

Crédito: RT
DESCARGAR VÍDEO
Comentario RF
A pesar de la solidez de los argumentos presentados, se podría pensar que estas predicciones económicas no tienen necesariamente por qué cumplirse, pero hay que tener en cuenta dos preocupantes hechos adicionales.

Por un lado, la crisis económica del 2008, que tumbó la economía mundial y de la que todavía no nos hemos recuperado, fue artificial, provocada intencionadamente y, después de la plandemia Covid-19, comprendemos por qué se hizo. Por tanto, la Élite Globalista puede provocar cuantas crisis quiera, ya que controla todos los resortes de la economía mundial.

Por otro lado, en el pasado mes de mayo 2021, Bill Gates sorprendió al mundo financiero cuando empezó a vender paquetes de sus acciones en importantes empresas, como Uber, AliBaba, Apple, Amazon, Alphabet, etc. La justificación que dio fue que "se estaba preparando para una gran crisis mundial, similar a la del 2008, que llegará a finales del 2022" y "que será algo inevitable".
Bill Gates, uno de los principales impulsores de la Agenda 2030 y su "Gran Reinicio", sabe perfectamente de lo que está hablando, pues esa inevitable crisis económica mundial será provocada por él y sus cómplices globalistas cuando lo crean oportuno.