Desde hace unas semanas se han hecho virales multitud de vídeos donde se ve cómo se pegan imanes, y otros objetos metálicos, en los brazos de los que se han puesto la vacuna Covid-19.


Crédito: La Quinta Columna
DESCARGAR VÍDEO

El problema surge cuando, ante este nuevo fenómeno, algunos comunicadores anti Covid-19 han radicalizado su postura y ahora descalifican a todo aquel que no se dedique exclusivamente a este magnetismo, llamándoles "disidencia controlada", es decir, traidores.

Esta postura tiene como consecuencia que desacredita a los miles y miles de médicos, biólogos, etc, todos ellos con una elevada preparación científica (que ni de lejos tienen esos comunicadores) los cuales, desde el comienzo de la plandemia, han dedicado su tiempo y esfuerzo, arriesgando sus carreras científicas de muchos años, para demostrar, primero, la mentira de la Covid-19 y los test PCR y, segundo, el daño mortal que hacen las vacunas Covid-19.

En una reciente entrevista, la Dra. María Martínez Albarracín, médica y catedrática de Procesos Diagnósticos Clínicos, señala acertadamente la necesidad de ser equilibrados en este tema de las vacunas Covid-19 y el magnetismo, pues es una línea más de investigación que hay que estudiar con seriedad sin descartar a ninguna otra. 

Veamos esta entrevista.


Crédito: Canal5 TV
DESCARGAR VÍDEO