Las Élites, y sus lacayos serviles, han visto que el público en general está tan sometido que es incapaz de reaccionar ante tanto atropello y muertes que está padeciendo. Por eso no les importa aparecer incumpliendo las leyes totalitarias que imponen a los demás. 

Saben que no pasará nada; el bozal es para los esclavos, no para los Amos.